Fiestas de San Juan en Tuxtepec, mis recuerdos
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

Mi nombre es Magdalena Pérez Francisco, Magdalena Pérez de Ahuja, y  nací en 1929, tengo actualmente 84 años, y antes,  antes pues cual diversión había sino ir a la Iglesia, estar un rato en el parque y luego irse “a la movida”. Yo nací en Tuxtepec,  en la calle Aldama, entre Libertad y 5 de mayo,  ahí viví con mis padres y salí ya para casarme. Recuerdo como si fuera ahorita, lo importante que era llegar al día de San Juan hace como 65 años, había unas mojigangas grandes que se aparecían en la tarde noche y muchas cosas que venían de fuera para divertirnos. Había paseos en lanchas pero desgraciadamente yo no pude nunca asistir, las madres eran antes demasiado posesivas digo yo, podíamos ir a la orilla del malecón que era muy bonito y ya ve que precisamente sale a la calle Aldama que es ahí donde yo vivía y en esa calle había un señor muy entusiasta, que se llamó Próspero Arellano y no era tuxtepecano eh, fíjese, era de Chacaltianguis y ellos hacían las fiestas de San Juan enormes, con torneos de cintas en bicicletas y ganaban premios los primeros lugares; todo eso era muy especial, muy bonito; había puestos para tomar el refresco, el registro civil para casar a las personas y todo sobre la calle Aldama, pero todo eso lo costeaba ese señor Don Próspero Arellano. Ese señor era muy decido y animoso y a todo mundo involucraba con que vamos  hacer esto y vamos a hacer esto otro y todo mundo asistía allí sabiendo que él era el organizador y así fueron muchos años, ya luego todo se trajo más cerca de la iglesia.

Ya antes se celebraba San Juan, pero cuando llega esta familia de fuera se da cuenta todo lo que se dejaba de hacer en la fiesta del Santo Patrono y nos invita y nos jalaba. El señor era famoso pues vino a poner una bomba para despachar gasolina en Aldama y 20 de noviembre y tenía camiones para pasear al pueblo, cobrando por supuesto, como el Gran Zépelin, imagínese ese camión para uno era una novedad, algo muy bonito y así era como nos divertíamos. Don Próspero era un hombre moreno, un poco más alto que el padre Juan y con mucha personalidad el señor. Él llegó con sus padres y pusieron una tienda grande de abarrotes pero era muy entusiasta, porque además de los camiones y la gasolinera, sobre Aldama puso una tienda de vinos y licores preciosa, en verdad preciosa para ese entonces nos quedábamos asombrados de ver todo lo que él hacía. Tenía un gran entusiasmo y tendría unos 42 o 44 años y se casó con una tuxtepecana, la señora Lolita Lavín, eran una familia muy bonita que el pueblo los apreciaba demasiado al ver su entusiasmo por mejorar a Tuxtepec. Todo se hacía temprano, era un pueblo, era un pueblo, pero muy especial.

Se organizaban faroladas saliendo de aquí, de la parroquia de San Juan para dar la vuelta hasta la calle Matamoros y regresábamos por la calle 5 de mayo, porque no era tan sencillo que los padres nos permitieran andar por la calle Libertad, y pues todos estábamos prestos a disfrutar de esos días, de esas noches…así era Tuxtepec.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 588 invitados y ningún miembro en línea