Elegía al río Papaloapan: trampas que envilecen su cause
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

“TRAMPAS QUE ENVILECEN SU CAUSE”

 

(Elegía al río Papaloapan)

 

Sabino Pérez Ramírez*

 

 

La agonía del río Papaloapan

se oculta en quienes circundan sus riberas;

en los que sin piedad hieren sus venas.

 

El legendario río de las mariposas

lo dio todo por salvaguardar la supervivencia en sus márgenes.

Hoy agoniza,

se hunde en el estiércol de quienes devoran sus entrañas.

 

De la abundancia acuática

que dio aliento y vida

a quienes bebían y alimentaban de sus aguas,

solo quedan surcos que hieren y lastiman sus colosales venas.

 

Ya no oxigena sus entrañas

el aire puro que besaba las piedras de sus playas.

Ahora su voz es leve,

suave como la vida que se le escapa.

Su aliento débil, achacoso,

sin la menor fuerza para arrullar a sus hijos-peces,

hijos-aves que también sufren en silencio.

 

El tiempo es testigo mudo, ciego,

sin voluntad lluviosa

ni quejumbre que azote su tormentosa embestida

en el semblante pálido del río.

El tiempo también agoniza,

y el sufrimiento

es aliento de vida para los que mutilan su espacio,

sus montañas,

sus aguas.

 

¡Es suspiro reconfortante para quienes se alimentan de su agonía,

los que esconden los labios de sanguijuelas

en la cotidiana esperanza de un mundo fantástico!

 

El tiempo observa su rostro enfermo

en el cuerpo lánguido del río,

busca una esperanza de vida eterna…

sólo trampas que envilecen su cauce

va dejando la huella del hombre.

 

El tiempo es testigo mudo,

y el río despojo siniestro que se escurre por las venas de la cuenca.

La vida se le escapa y nosotros tras él,

con las fauces prestas a herir su vientre,

a devorar sus lágrimas sin destellos,

a levantar nuestra tumba sobre sus cenizas.

 

¡Qué importa secar sus venas y escuchar el quejido de la gaviota!

¡Qué dolor puede darnos las huellas sedentarias de los peces!

¡Qué importa sacudir el polvo de la árida membrana del río con nuestro último aliento,

si hoy gozamos su agonía!

 

El río no es el sueño del pasado o el futuro,

es simplemente el espejo de nuestra demacrada existencia.

 

 Sabino Pérez Ramírez*Sabino Pérez Ramírez, escritor Tuxtepecano, Oaxaqueño, promotor cultural, Presidente de la Asociación Cultural "El Flamenco".

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 898 invitados y ningún miembro en línea