Ayotzinapa: mi falta de valor, mi miedo...mi aporte
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

- Masca la Iguana -

Mi falta de valor, mi miedo.

 

Luis Fernando Paredes Porras

"Es preciso saber lo que se quiere; cuando se quiere,
hay que tener el valor de decirlo, y cuando se dice,
es menester tener el coraje de realizarlo".
Georges Clemenceau (1841-1929) Político y periodista francés.

 

El pasado miércoles  en el programa de televisión “Análisis de Primer Plano” del cual participo, (https://www.youtube.com/watch?v=Tv_HLVdgra8&list=PLUm3TfhLAS8gCocjh-3sH9ENSNBWvKd0N min 14:37) comenté que si en este momento fuera un joven universitario, podría asegurar que estaría al frente de las marchas y tomando  el micrófono y que, reconocía que ahora siendo un adulto, pensaba que mi trinchera es otra, porque la juventud presenta esa característica esencial que hace las revoluciones desde las calles.

Dije también que mi generación, tengo 44 años, no vivió algo así, fuimos el intermedio entre dos tragedias, dos hechos de agresión contra jóvenes: el 68 y Ayotzinapa. Sostengo, pese a las críticas de mis compañeros de programa quienes dijeron que les sorprendía mi postura “dejando todo a los jóvenes” y por lo tanto “quedando a deber con mi comentario”, que ésta mi generación se mantiene en su estado de confort y temor.

LUIS FERNANDO EN PERIODICOComenté también que ninguno de los presentes en la mesa nos planteábamos seriamente ir a apoyar una marcha, ya que aquí en Tuxtepec, norte de Oaxaca, hay paros por casi todo, pero ninguna marcha universitaria en apoyo a esta desgracia nacional, ante lo cual dos de mis colegas dijeron que sí irían, porque ya antes habían ido a las marchas de López Obrador. Enfaticé que dado nuestro quehacer periodístico, nuestra intención de marchar se debería ver ya reflejada en el tratamiento que le damos al tema desde nuestros medios, ante lo cual, uno de ellos, se sintió ofendido, agredido.

Al finalizar el programa dije un fragmento del poema Credo, el cual había citado en columnas anteriores en la parte que dice: “México creo en ti, porque escribes tu nombre con la X, que algo tiene de cruz y de calvario, porque…” y ya no lo pude terminar porque interrumpiendo dijeron que quería reivindicarme con el televidente, diciendo que ahora sí,  creía en el país; finalmente concluí con  esa parte contundente que a mi juicio, retrata la pena por la que pasamos algunos: “México...porque el águila brava de tu escudo, se divierte jugando a los volados, con la vida y a veces con la muerte”.

Narro esta anécdota porque debemos aceptar que muchos no sabemos qué hacer con esta zozobra, esta indignación, este coraje, porque a mí no me basta  la  tranquilidad de mis compañeros de programa “porque nada se puede hacer ya que el Estado está administrando la desgracia y sucederá nada”.

Tengo algunos pocos años trabajando para fortalecer el tejido social desde proyectos de educación no formal, y lo que les digo a mis otros colegas, de esta otra trinchera, es que con más fuerza, coraje y esperanza  que nunca debemos continuar porque son pequeños, pero hermosos espacios que son la antítesis de lo que hoy nos duele.

Dicen que los hombres no deben llorar…reza la canción y muchos hombres nos tragamos esa falacia – por generalizar –  y la iguana me mira afligida y empática, a ella se le nublan los ojos, uno, por verme lloroso, el otro por el humo de la basura que están quemando en el arroyo en donde siempre ha vivido, el Moctezuma de Tuxtepec…relaciono todo y entonces, sale una lágrima más grande…enorme como el águila brava de nuestro escudo que se divierte jugando  a los volados, con la vida y a veces con la muerte.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1006 invitados y ningún miembro en línea