In crescendo (Poema)
Minuto a Minuto

 

 

 

9 de diciembre de 2021

 

Te pienso y me enamoran tus ingenuidades
tanto como traerte en la punta de mi mástil
o en la amígdala de mi cerebro.

Pienso en ti, leo Una historia de amor y oscuridad
de Amos Oz e inevitablemente me inspira a decir barbaridades de pasión y amor.

A mi musa encantadora hecha a mano, de caderas y glúteos que paran el tráfico
o que turban al pícaro mesero que trata de espiar entre tus exuberantes pechos al servirte el café.

Eres hermosa, ajena a los implantes, de mirada ensoñadora, cara angelical y pícara a la vez.

De silueta que provoca a cualquier par de ojos de buen gusto y hasta a los vulgares.

Sé que todos te ven con lujuria y admiración como fémina traída de otra galaxia.

Declaro que solo se escribe con el corazón cuando se está enamorado con el alma.

Cuando el alma se enamora, se enamora en vida,
porque solo el amor se muere cuando muere el ser que la porta en vida.

Algo que sensibilice tu yo interno
que haga aflorar en letras lo mucho retenido y sufrido;
es justo y necesario sacar a la luz con letras
lo que la mente guarda como secreto
del espíritu lastimado y sufrido
para sanar con mis besos tus mal cerradas heridas
y desaparecer con mi amor tus cicatrices.

Me presto a conocer tu alma por dentro
porque por fuera solo aprehendo lo que me dejas ver
o lo que sin tu permiso me asomo a mirar y escudriñar sin la beldad completa.

Me enamoro de tu físico
y tal vez tú del mío
porque me he enamorado de ti
como pretendo que te prendas de mi ser entero.

En fin,
un poco de lectura y el sentimiento aflora
hacia la mujer que con su ser entero me enamora.

 

Salvador Calva Morales 
next
prev

Hay 237 invitados y ningún miembro en línea