Poema a las mujeres del pueblo de San Juan Copala, Oaxaca, México (corazón de la zona triqui)
Minuto a Minuto

 

 

Legendarias guerreras ancestrales
de sus vidas que han quedado ensombrecidas,
buscan la libertad con gran ternura
recorriendo esas montañas misteriosas.


Su caminar tiene firmeza añeja
llena de amargos desencantos y pesares;
su bandera es la justicia solariega,
y su escudo es vivir con dignidad.
Buscan un horizonte tranquilo y muy lejano,
que mitigue sus penas
y aplaque sus angustias;
el hambre y sed eternas...
que el viento se las lleve,
y esa hermosa sonrisa
brille al amanecer;
que la alegría ilumine sus corazones hartos
de tantos desengaños y miseria perennes.
Al cruzar por los montes
luminosas y airadas,
parecen mariposas
que alegran el paisaje.
Sus pasos por el mundo
estremecen la tierra,
con ese andar descalzo:
místico y ancestral.
Hay en su andar alegre
un dejo de tristeza,
y grandes esperanzas
de renovar su pueblo.


Visten muy orgullosas
su huipil bordado,
que da fuerza a su imagen
como un dios al nacer.
Su huipil es el símbolo
de San Juan Copala,
y el sol es su sustento
para vivir mañana.
Cuando atardece el día,
sus gritos se agigantan
y a todo le dan vida:
retumban en los montes
y llegan a ciudades;
los repite la gente
que va por avenidas;
se escuchan como un eco
en marchas y en plantones.
Esos gritos son sombras
de un pueblo que se asfixia:
liberan el dolor, y muestran la injusticia.
Por ello esas mujeres
piden con fuerza al mundo:
¡que la justicia alumbre
sus pasos por la vida,
y que lleguen volando
la libertad y la paz!


Ciudad de México, 25 de septiembre del 2011


erasmo nava espiritu*Erasmo Nava Espíritu  es licenciado en Economía, egresado del Instituto Politécnico Nacional, obtuvo el grado de Maestro en Ciencias en Planificación del Desarrollo Regional, en el Instituto Tecnológico de Oaxaca.

next
prev

Hay 2093 invitados y ningún miembro en línea