SÍNDROME DEL TÚNEL DEL TARSO
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

SÍNDROME DEL TÚNEL DEL TARSO

Por: Lydia Ruíz Flores*

El nervio tibial (ciático poplíteo interno) en sus ramas plantares interna y externa pueden quedar atrapadas bajo el retináculo flexor, ocasionando una compresión similar del nervio mediano en el síndrome del túnel del carpo.

En 1857  Richet por primera vez describe la anatomía del canal tarsiano, y en 1923 Raiga le da el nombre de canal tarsiano.

En 1932 Pollock y Davis describen por primera vez el síndrome del túnel tarsiano.

En 1960 Kopell y Thompson describen los mecanismos de compresión del nervio tibial posterior en el túnel del tarso.

En 1962 Charles Keck  describió en síndrome del túnel del tarso en forma detallada presentando casos clínicos.

 En 1965 Goodgold, Kopell y Spieldholz describen la conducción nerviosa después de la compresión del nervio tibial en el túnel del tarso.

 

 

El túnel del tarso mide entre 2.5 y 3 cm de ancho está localizado en la región interna del tobillo entre el maléolo interno, la tuberosidad del calcáneo hasta la cara plantar del escafoides tarsiano, cubiertos por el retináculo flexor que se extiende en forma de abanico desde la superficie medial del maléolo tibial hasta la superficie medial del calcáneo.  

En este túnel pasan los tendones del tibial posterior, flexor largo común de los dedos, flexor largo del dedo gordo (cada uno de los tendones tiene su propia vaina sinovial), vasos tibiales posteriores (venas y arteria) y nervio tibial.

El síndrome del túnel del tarso es una neuropatía por compresión de las ramas del nervio tibial posterior en este sitio. Más frecuente en el sexo femenino, entre 45 y 55 años acompañado de aumento de peso.

La alteración del nervio y vasos da lugar a la congestión venosa inicial a una anoxia por compresión  y terminando en fibrosis intrafascicular destructiva. Empeorando el dolor por las noches en el que la inactividad da lugar a estasis venosa agravando la anoxia a la que se someten las fibras nerviosas. 

 El nervio puede sufrir presión en el túnel en forma interna o externa.

Las causas de compresión externa: trauma directo o repetido de tobillo o retropié, torceduras de tobillo (esguince), fracturas en las articulaciones del tobillo, artritis reumatoide que produce hipertrofia retinacular o tenosinovitis tendinosa, espondilitis anquilosante, sarcoidosis, amiloidosois, gota, edema idiopático, aumento súbito de peso.

Las causas de compresión interna: varices, malformaciones arteriales, aumento de la tensión del retináculo flexor, presencia de tendones accesorios, hipertrofia del abductor del dedo gordo, fibrosis, tumoraciones, gangliones de la vaina del flexor largo común del dedo gordo, o del flexor largo común de los dedos, lipomas, neurofibromas, neurilemomas.  

El inicio de la sintomatología es gradual con dolor quemante en la cara interna del tobillo y cara plantar del pie en ocasiones se extiende a la cara interna de la pierna, adormecimiento de planta del pie y dedos,  se agrava al estar largo tiempo de pie, marchas prolongadas o trabajo intenso. Con frecuencia es más intenso por las noches.

Se encuentra debilidad o atrofia de los músculos intrínsecos del pie.

Es importante realizar una historia y examen clínico con rigurosa  exploración neurológica por dermatomos (sensitiva),  miotomas (fuerza muscular) y reflejos, y realizar el diagnóstico diferencial  con otras patologías como fascitis plantar, bursitis calcánea, espolón calcáneo, tendinitis del tibial posterior, neuropatía postraumática, neuropatía metabólica (alcohólica, diabética), radiculopatía, enfermedad vascular, periférica.

El estudio de electroneuromiografía del nervio tibial, sensorial y motoras de las ramas plantares internas y externas, nos dará datos del sitio, tipo de lesión  y establecer un diagnóstico, pronóstico e iniciar un tratamiento.

Se valora la posibilidad de liberación del nervio en el sitio de la compresión o constricción. 

Podemos hablar de compresión del nervio cuando la presión aguda ejercida sobre un segmento provoca un daño y constricción es la presión mantenida durante un tiempo con disminución de diámetro del nervio y disminución de la conducción.

En la próxima entrega continuaremos hablando de neuropatías, no te lo pierdas.

Espero tus comentarios y sugerencia para tratar temas de tú interés.

Te invito a escucharme todos los jueves en el programa “Sexo Sentido” en el 105.9 de fm SICOM Radio  a las 8 de la noche con temas muy interesantes de la sexualidad. 

Los domingos por XHTVFM.COM 10:30 de la mañana en el programa INTELIGENCIA SEXUAL. 

Visita la página  con temas de interés para ti:  INTELIGENCIASEXUAL.COM  

*Lydia Ruíz Flores ( Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Esta dirección de e-mail está protegida contra spam bots, necesita Javascript activado para verla ) es médico especialista en rehabilitación y estudiante de la Maestría en Tecnología Educativa.

 

BIBLIOGRAFÍA

Florence Peterson Kendall,  Kendall’s Músculos Pruebas Funcionales Postura y Dolor, Editorial Marbán, 5ª edición. Madrid España 2007

 Frank H. Neter, Colección Ciba de ilustraciones médicas, tomo VIII, sistema músculoesquelético, Editorial Masson-Salvat,  Barcelona 1998. Pinto Luiz Carlos, Neurofisiología Clínica,  Editorial Atheneu 2006,  Sao Paulo  

Sir Sydney Sunderland. Nervios Periféricos y sus Lesiones. Editorial Salvat. Barcelona España 1985  

Otros artículos de Lydia Ruíz Flores:


Dar click aquí para ir a revistas médicas.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 768 invitados y ningún miembro en línea