LESIÓN DE NERVIO TORÁCICO LARGO
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 


LESIÓN DE NERVIO TORÁCICO LARGO

Por: Lydia Ruíz Flores*

Como vimos en nuestro reporte anterior estamos hablando de las lesiones nerviosas, en esta ocasión hablaremos de la lesión de algunos de los nervios periféricos que son menos frecuentes, pero no menos importantes.

De acuerdo a la anatomía, está formado en su salida de la columna vertebral cervical por las raíces nerviosas V, VI y VII; el nervio desciende y pasa por detrás de la clavícula, sobre la segunda costilla, sigue la pared torácica hasta el músculo serrato anterior, este músculo está encargado de fijar la escápula y es uno de los estabilizadores dinámicos del hombro, su lesión produce “escápula alada”.

La primera descripción de la lesión del nervio torácico largo la realizó el cirujano francés Alfred Velpeau en 1837.

Este nervio puede lesionarse por traumatismos en clavícula, axilas y escápulas en forma directa, por tracción. Por ejemplo al cargar  objetos muy pesados que caen sobre el hombro (como los cargadores, también se han encontrado lesiones de este nervio por cargar mochilas muy pesadas) y obligan al hombro a descender.

También puede encontrarse lesión en los periodos de anestesia, cuando se requiere colocar al paciente en ciertas posiciones para facilitar el abordaje quirúrgico y que se necesite apoyo en hombro, que lo obliga a desplazarse hacia abajo y el espacio de cuello y hombro aumenta, o en la cirugía a nivel axilar al realizar extracción de ganglios.

Por bursitis de hombro o por contracciones bruscas del músculo escaleno, en deportes como el tenis o tiro al blanco o rotaciones forzadas del cuello.

También se puede lesionar al dormir boca abajo con los bazos abiertos y apoyando la cabeza sobre el antebrazo.

Se presenta dolor intenso y continuo en hombro, pared posterior del tórax y escápula,  posterior a la debilidad aguda del músculo serrato, una forma de explorarlo es pidiéndole al paciente que lleve los brazos hacia el frente y que empuje la pared, y observamos  “escápula alada”.

  

En el diagnóstico es importante realizar una historia y examen clínico, conocer el mecanismo de la lesión, pues puede estar lesionado sin síntomas, presentándose únicamente alteraciones en la función y de manera brusca iniciar.  

El estudio de electroneuromiografía valora la conducción nerviosa del nervio torácico largo con el fin de determinar el diagnóstico y la intensidad de la lesión, nos ofrece un informe pronóstico y el momento más adecuado para la intervención quirúrgica si es que existe la posibilidad de liberación del nervio en el sitio de la compresión o constricción.

En la próxima entrega continuaremos hablando de neuropatías, no te lo pierdas.

Espero tus comentarios y sugerencia para tratar temas de tu interés.

Te invito a escucharme todos los jueves en el programa “Sexo Sentido” en el 105.9 de FM SICOM Radio a las 8 de la noche con temas muy interesantes de la sexualidad y "Sabersinfin" los martes y jueves a las 18:00 hrs en www.xhtvfm.com.

*Lydia Ruíz Flores ( Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. ) es médico especialista en rehabilitación y estudiante de la Maestría en Tecnología Educativa.

Bibliografía.

Florence Peterson Kendall, Kendall’s Músculos Pruebas Funcionales Postura y Dolor, Editorial Marbán, 5ª edición. Madrid España 2007

Juan J. Zarranz, Neurología, Edit. Mosby/Doyma Libros. Barcelona España 1995

Sir Sydney Sunderland. Nervios Periféricos y sus Lesiones. Editorial Salvat. Barcelona España 1985

 
Otros artículos de Lydia Ruíz Flores:
 

Dar click aquí para ir a revistas médicas.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 663 invitados y ningún miembro en línea