Revelan asombrosos descubrimientos de Ixik Tz’aka’ab Ajaw "La Reina Roja" de Palenque (Nota y Video)
Minuto a Minuto

 

 

 

17 de marzo de 2021

 

A principios de 1994 se llevaron a cabo trabajos arqueológicos en el Templo XIII de Palenque, anexo al Templo de las Inscripciones, con la finalidad de estudiar y analizar la forma de construcción del basamento sobre la falda del cerro. Así fue como dio inicio el proceso de excavación que resultó en el hallazgo de una tumba; un entierro femenino cubierto de un polvo mineral de cinabrio, acompañado por numerosas piezas distribuidas al rededor de la osamenta: La Reina Roja.

La reina fue sepultada con un tocado; probablemente lucía el peinado que era de uso común en la nobleza. El tocado está conformado por 103 teselas hechas principalmente de un mineral conocido como onfacita, 11 de concha y 37 de caliza, finamente talladas, las cuales en su conjunto componen una representación del llamado “dios narigudo”, probablemente, Chaac.

Debajo del tocado se halló una diadema doble constituida por pequeños discos, un collar y dos orejeras; debajo del tocado y la diadema, colocada parcialmente sobre el rostro, se encontraba la pieza principal del ajuar de la reina: la máscara, que consta de 116 piezas, de las cuales 110 son teselas de malaquita, dos de obsidiana y cuatro de jadeíta blanca, en ella destaca la naturalidad de los rasgos faciales. Sobre el tórax se encontraba una prenda distintiva de la realeza maya: el k´ub, una capa tejida que el cubría el pecho y los hombros; en este caso, decorado con más de 170 pequeños discos de jadeíta, onfacita y albita, rematando en la parte central inferior por un pequeño rosetón, complementado con una pequeña cabeza de mono.

De acuerdo con una nueva transcripción de los textos glíficos, a cargo del epigrafista Guillermo Bernal, ahora se plantea que el nombre de quien fuera consorte de Pakal ‘el Grande’ no era Ixik Tz’akbu Ajaw, “Señora Gobernante de las Sucesiones”, sino Ixik Tz’aka’ab Ajaw, “Señora Gobernante de las Generaciones”.

Esta relectura es, en realidad, un perfeccionamiento del nombre anterior, ya que no hay una diferencia diametral entre las voces “sucesión” y “generación”, sin embargo, para el académico, la raíz tz’aka’ab (sucesión u ordenación generacional) realza la asociación divina que tuvo el personaje, al tiempo que es un término que también tiene el sentido de “cosa eterna o imperecedera”, concepto afín con la idea de “continuidad generacional”.

 

Créditos: Instituto Nacional de Antropología e Historia. Dirección de Medios de Comunicación INAH
Imagen: Captura de pantalla Youtube.
next
prev

Hay 1027 invitados y ningún miembro en línea