LA AUSTERIDAD Y EFICACIA ECONÓMICA POBLANA
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

raymundo garcia.jpgLA AUSTERIDAD Y EFICACIA ECONÓMICA POBLANA

Por: Raymundo García García*

 

 

En las reuniones del fin del año 2008, destacaron un conjunto de buenos deseos, de buenos propósitos y sobretodo de excelentes consejos que el Gobernador de Puebla, hiciera a los 217 presidentes municipales y a los integrantes de su gabinete estatal. Ante la crisis financiera a todos convocó a ejercer un gobierno eficaz, de ser posible un gobierno eficiente, un gobierno responsable ante el entorno mundial de la crisis financiera, un gobierno impulsor de obras públicas y de desarrollo social; pero sobre todo un gobierno austero, un gobierno no despilfarrador del dinero público; el ejecutivo poblano estaba llamando a afrontar la adversidad económica con austeridad republicana, para ello en consecuencia se debe contar con gobiernos eficientes en materia administrativa y si no se puede por lo menos con gobiernos eficaces.

 

 

Normal 0 21 false false false ES-MX X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

Cabe aclarar que tales recomendaciones no fueron emitidas el 28 de diciembre  -día de los Santos Inocentes-  no, fueron lanzadas en plenas fiestas navideñas, protocolaria para desearse éxito. Como ciudadanos pensamos que ahora sí, el ejecutivo estatal cumpliría con sus recomendaciones, empezando por él mismo, el gobierno del Estado al inicio del año 2009, e inmediatamente se empezaría a notar un ejercicio republicano y austero del gobernador; pero resulta que no es así, resulta que “el yugo solamente lo deben cargar los bueyes de mi compadre”, y el mejor ejemplo de que los anhelos de austeridad quedarán retumbando en los oídos de los alcaldes y archivados en periódicos de las hemerotecas, es la pervivencia y justificación plausible del día del gobernador. Sí, de mantener atrasado políticamente al Estado, y reproducir el obsoleto ritual de lo que antes en el ámbito federal era el día del presidente, en cada informe de gobierno.

 

Como lo ha hecho notar la dirección de comunicación social del propio gobierno del Estado, a los poblanos no les interesa el informe, claro que es cierto, por eso el pueblo tiene a sus representantes -los diputados- para que el Ejecutivo acuda ante ellos, a informar sus logros en la administración pública, y por eso, la ley establece todo un sistema para que sean los mismos diputados como representantes populares, quienes escuchen primero al Gobernador y luego a los secretarios del estado y a los procuradores de justicia y del ciudadano, brindando una ampliación  y explicación a las dudas que asalten la reflexión de los legisladores locales, glosando el informe. Y es más, los mismos diputados tienen la responsabilidad, a través de un organismo con autonomía técnica, encargado de auditar y fiscalizar el manejo de los recursos financieros y de las decisiones administrativas dictadas durante cada año –el ORFIS-  para que los representantes populares aprueben o desaprueben la cuenta pública. Entonces, un gobierno republicano, un gobierno austero, simple y sencillamente está obligado a ceñirse en obedecer lo que le ordena la ley.

 

Y la Constitución y las leyes,  ordenan que el Gobernador está obligado a presentarse al inicio del primer periodo ordinario de sesiones, ante el Congreso Local, a leer un informe de sus actividades alcanzadas en la administración pública, teniendo como referente el Plan Estatal de Desarrollo. En ninguna disposición legal se ordena que el Gobernador organice mítines en distintos puntos del territorio poblano, para repercutir su informe, esto es una medida política, y hasta política partidista que es buena que se lleve a cabo pero no en momento de crisis económica, no en momentos en los cuales todo mundo convoca a trabajar más y a comportarse con austeridad.  Sí el gobernador solicitó a los presidentes y presidentas municipales que impulsen gobiernos eficaces y con acciones de austeridad económica, ahora con los gastos en tiempo perdido de funcionarios, de diputados, de autoridades municipales, de empresarios, gasto en combustibles, movilización o acarreo de personas, telefonía, energía, renta de muebles, renta de servicios, etc.,  ¿Cómo se podrá exigir que se lleven a cabo acciones dentro de la austeridad económica que las circunstancias exigen? Como siempre, seguiremos escuchando del gobierno estatal un cúmulo de simples deseos.

 

*Raymundo García García es mexicano, catedrático, investigador y doctor en Derecho.

 

Más de la obra de Raymundo García García:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 768 invitados y ningún miembro en línea