La reforma del estado en Puebla
Minuto a Minuto

 

 

Después de la derrota del PRI en las elecciones del año 2010 y el arribo de un gobierno alternativo encabezado por el PAN, acompañado por los partidos Nueva Alianza, de la revolución Democrática y Convergencia,  obligadamente se hizo necesario impulsar una profunda reforma del Estado.

Que si bien no ha seguido el camino del debate previo, de las grandes comisiones o comités, o el de la construcción de una comisión política especial; sí ha existido la sensibilidad para retomar el debate anterior para impulsar la adecuación institucional de los poderes públicos, encaminados a sentar las bases de una nueva etapa de ejercicio del poder público sustentado en la constitucionalidad, teniendo como centro fundamental el humanismo político que ha adoptado en Gobernador del Estado, como gobernador panista.

La reforma por el contrario, tiene como sustento la decisión mayoritaria del pueblo que en las urnas decidió de manera libre y contundente, la urgente necesidad de que Puebla tuviera nuevos derroteros, se re-encaminara a jugar de nueva cuenta un papel protagónico en el país e inclusive en el ámbito internacional. Por  ello, desde el inicio de la nueva administración estatal el Gobernador haciendo uso de las atribuciones que le confiere la Constitución, envió un conjunto de iniciativas de reformas constitucionales y legales para sentar las bases de un nuevo ejercicio de poder público, un poder que sea legítimo y garantía real de desarrollo humano, de desarrollo social, de bien común y de bienestar general, conciliando los anhelos filosóficos de los partidos políticos que integraron la Coalición Compromiso por Puebla.

Se ha impulsó la reforma administrativa para organizar el funcionamiento eficiente del propio Poder Ejecutivo, como poder administrativo y gubernamental, se sentaron las bases para que el Poder Judicial sea puesto al día al igual que ha estado sucediendo en el ámbito federal y de otros poderes judiciales locales, para que esté en las mejores condiciones de prestar una justicia humana, haciendo realidad los objetivos de la reforma penal del año 2008. Se han tomado las medidas apropiadas para que la reforma penal no sea echada a perder como ha sucedido en otras entidades federativas, y por ello se han legalizado su proceso de ejecución de manera racionalizada para garantizar sus beneficios.

Empero, resulta lamentable que el otro poder: El Poder Legislativo, que debería de estar muy activo impulsando una conjunto de reformas que lo pongan al nivel de la decisión que tomó el pueblo en el ejercicio de su soberanía, al haber nombrado a los actuales diputados, estos y en particular el presidente de la obsoleta Gran Comisión, mantengan un comportamiento perezoso.  El justo reclamo de los coordinares de las diferentes fracciones parlamentarias en contra del presidente de la Gran Comisión, al acusarlo de que este viejo órgano de dirección política no funciona, es el palpable ejemplo, de lo inservible que hoy resulta la estructura organizacional y funcional del principal poder público, que es el Poder Legislativo poblano, como la expresión del poder político por antonomasia y poder representativo de la voluntad popular que decidió en las urnas hacer cambios institucionales sustanciales que dejaran atrás al viejo régimen político.

El Congreso de Puebla no ha ido al ritmo del trabajo del Gobernador, se puede convertir en un poder que frene el impulso desde el Ejecutivo, ojalá y pronto se ponga al día y estemos viendo el debate por la actualización del Congreso local.

*Raymundo García García es mexicano, catedrático, investigador y doctor en Ciencia Política.

raymundo_garcia_garcia_3M ás de la obra de Raymundo García García:

next
prev

Hay 607 invitados y ningún miembro en línea