La patología transfóbica del autobús naranja (Artículo y Vídeo)
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

24 de junio de 2017

Recientemente llegó a nuestro país el “último grito de la moda” en materia de ultraderechismo político. Y lo hizo, para variar, desde España. Se trata de un fruto más de la calenturienta, enfebrecida imaginación de los herederos de una corriente –y mucho- de pensamiento que ve en el cuerpo humano tal como es, con toda su complejidad y riqueza simbólicas, una amenaza para la sociedad (¡!)

Un rasgo distintivo de este tipo de gente. Y no de ahora, pues ya lo señalaron en su momento algunos agudos observadores de los comportamientos sociales, como el médico victoriano Havelock Ellis, uno de los poneros de la sexología quien, refiriéndose a sus remotos antepasados culturales, comentó: “los primeros cristianos estaban obsesionados con el sexo”. A un nivel comparable al de los libertinos, pero en sentido contrario, como se desprende de la lectura de las Vidas de los Santos y los extensos tratados morales de sus teólogos (ideólogos), que conforman una especie de pornografía al revés.

Y fue precisamente con este pretexto, que en septiembre-octubre de 1972, la Ultraderecha local puso a niñas de Secundaria de los colegios confesionales a solicitar dinero a los transeúntes para comprar revistas “pornográficas” –que resultaron ser las vulgares de nota roja- y después quemarlas en la calle.

La intención oculta –y no de las niñas- de tan insensatas acciones, como lo demostraron los gravísimos hechos que las sucedieron, era recuperar para su facción política la Universidad estatal, apoyándose para esto en una opinión pública moralmente enardecida… Como su “ingenioso” plan no prosperó, no les quedó más remedio que descararse y asestar el “bautistazo”, que pese a su aparatosidad, no les entregó el codiciado botín, teniendo que abrir su propia Universidad privada.

También a partir de entonces, cierto número de periodistas venales se dedicó a “filtrar” –como se dice ahora- truculentos relatos sobre supuestas orgías que organizaban los “comunistas”, ignorando obviamente sus patrocinadores que, en este aspecto en particular, la Izquierda tradicional siempre ha sido tan puritana como ellos.

Ya en los ’80, con la virtual abolición de la censura oficial en los espectáculos públicos para adultos, sus “ejércitos de la noche” vandalizaban ocasionalmente las vitrinas –showcases- de los cines que proyectaban cintas que consideraban obscenas, como uno de la Avenida Juárez la madrugada del 1 de marzo de 1982, que entonces exhibía BILITIS, de David Hamilton. (Años después, en ese mismo pasaje comercial, un piquete de adherentes a una tal “asociación cívica” (¿?) intentó en vano disuadir a un entusiasmado grupo de ciudadanas, de disfrutar un nude show SÓLO PARA MUJERES en el Teatro de ahí mismo.)

Este patológico comportamiento ha continuado hasta la fecha, sólo que ahora oponiéndose a iniciativas mucho más serias y trascendentes, como son DESPENALIZAR el aborto y reconocer plenamente el MATRIMONIO IGUALITARIO. Esto a través de declaraciones, marchas, manifestaciones, “debates” en que no dejan hablar a sus contrincantes y, desde luego, el activo lobbying –cabildeo- que ejercen sobre los supuestos “representantes populares”, a quienes han convertido de facto en parte de su red informal de Poder.

En los últimos días nos han venido con la “embajada” –pues proviene del extranjero- de un autobús pintado de ANARANJADO que ostenta la consigna “¡Dejen a los niños en paz!” aludiendo a su negativa de que en las escuelas se informe sobre DIVERSIDAD SEXUAL, algo que les provoca verdadero pavor. (Por cierto que la idea no es propia, sino que la tomaron –o compraron la franquicia, ¿quién sabe?- de una organización ultraderechista española afín, HazteOír, que comparte la misma fobia.)

Pero algo novedoso de estas últimas movilizaciones, que afectan ya Instituciones fundamentales de la sociedad, como el Gobierno, la Educación, las Políticas Públicas, etc., es que se deja ver una coordinación trasnacional: ¿Estamos ante una INTERNACIONAL FASCISTA? ¿O iberoamericana cuando menos?

 Fernando Acosta Reyes (@ferstarey - es fundador de la Sociedad Investigadora de lo Extraño, SIDLE), músico profesional y estudioso de los comportamientos sociales.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 988 invitados y ningún miembro en línea