SEMANA SANTA EN SEVILLA
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

SEMANA SANTA EN SEVILLA

Por: Antonia Estarlich Sánchez*


Nos vamos alejando del 8 de marzo, día en que todos los países, unos con mayor libertad otros con menos, las mujeres expresamos el deseo de que cada día que pasa nos acerque más a la fecha en que se inicie una forma de convivencia más justa, con respeto e igualdad entre ambos sexos.

 

 Mientras las mujeres y algunos hombres, aunque sea una minoría, luchan incesantemente para no retroceder en lo poco ya obtenido y conseguir la igualdad en nuevos retos, la vida sigue con sus luces y sombras que afrontamos en nuestros quehaceres cotidianos y en prepararnos para celebrar a partir del 5 de abril, la semana santa, recordando la pasión y muerte de Jesús que tanto abogó por la mujer, pero que no se le tomó en cuenta entonces ni en la actualidad y eso que era el hijo de Dios.

 

Pero en lugar de tomar en cuenta los motivos por los cuales se le arrebató la vida y andar de penitentes cargando la cruz, deberíamos seguir su ejemplo en el amor al prójimo, que tanto defendía y diariamente practicaba y que nos lleva a la reflexión en la Semana Santa que se celebra en los países mayoritariamente católicos y en especial en España, donde se inició tal tradición. En el momento que los reyes católicos reconquistaban a los árabes, la iglesia católica introdujo la Semana Santa como uno de los valores cristianos para contrarrestar la influencia musulmana durante sus ocho siglos de presencia.

 

Por toda España la celebración de la Semana Santa es relevante, pero la que más atrae la atención de los  turistas, tanto nacionales como internacionales, es la de Sevilla, bellísima e histórica capital de Andalucía, donde unas sesenta imágenes son las que recorren varios puntos de la capital hasta por siete horas. Cada imagen y su base son artísticamente una gran filigrana, en su mayoría de la época barroca. Las acompañan, formando una hermandad, los nazarenos ataviados de túnicas, muchos de ellos con el rostro tapado y descalzos, quienes realizan la procesión uniéndose sus lentos pasos con la música, el camino que forman la cera de las velas y el murmullo de aquellos que rezan y piden milagros. Aquí y allá, de momento se lanza una voz cantando una saeta, plegaria en flamenco, la procesión se detiene entonces, hasta que calla la voz.

 

Como es sabido, la imagen más conocida a nivel internacional es la de la Virgen de la Esperanza, la macarena, a quien también le dicen "la señora y madre de Sevilla". En semana santa su procesión inicia la madrugada del viernes sobre las doce, cuando empiezan los nazarenos la procesión y como son como unos dos mil, cuando sale la virgen ya es alrededor de las dos de la madrugada. Su  regreso a la basílica es al día siguiente alrededor de la una de la tarde, en todo el trayecto le expresan los sevillanos su cariño, pero hay un tramo, cerca de la basílica, en la calle  parra, a donde llega sobre las diez u once de la mañana y ahí, ante la presencia de un río de gente desde los balcones repletos de macetas de hermosas flores, se concentran los mejores cantaores de flamenco que desean expresarle su sentimiento a través de una saeta. Es extraordinario oír esas voces que no cesan, también le canta aquella persona que lo desea sin ser cantante de profesión.

 

Y que decir de todas las vivas y piropos que le dedican. Si tienen la suerte de vivir ese momento, verán que de tanto que le cantan en ese tramo, que caminando esta a unos cinco minutos de la basílica, pasan de dos a tres horas, es tan extraordinario el momento que hasta el más ateo se emociona y le puedo asegurar que usted contagiado por tanta emoción unirá su voz a la de los sevillanos para saludar y abrazar a la virgen.

 

Cuando por fin llegó a su morada, alrededor de la una de la tarde del viernes, la virgen de la Esperanza, la macarena mírele el rostro, pues se comenta que: "al salir de su templo  tiene cara de alegría y que al regresar se le nota cansancio en la cara”, pero contenta de bendecir, escuchar y elevar a Dios todas las plegarias que a su paso le han transmitido y esperan la respuesta con un milagro. La virgen guarda en su corazón las gracias de los milagros ya realizados y ella, paciente espera siempre con viva esperanza, que como mujer le dolió la muerte de su hijo y por el motivo por el cual fue clavado en una cruz, nosotros le hagamos el milagro de.... ¿sabe cuál  es?

 

 *Antonia Estarlich Sánchez nació y vive en España, ha escrito un libro y dos obras de teatro, el libro se llama: “Piénsalo bien antes de morir” y sus obras son “¿Quién dice que el cielo es tranquilo?” Y “¿Por qué no rezan los dioses?”.

 

Más de la obra de Antonia Estarlich Sánchez:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 771 invitados y ningún miembro en línea