Animales de laboratorio y un sistema modular para lo infinito
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

4 de diciembre de 2015

 

La lectura teatralizada de Animales de laboratorio, de Francisco Garzón Céspedes, dirigida por Liuba Cid, con Vladimir Cruz, Miguel Hermoso Arnao, Raquel Ramos de Andrés y Claudia López Camejo, dentro del Ciclo “El teatro se lee en la Berlanga” de la Fundación SGAE, el 24 de noviembre de 2015, en la Sala “Berlanga de Madrid, con un público numeroso, conocedor y cautivado, mostró una vez más que este dramaturgo es un nombre clave de la innovación teatral contemporánea con su Sistema Modular de Creación, tanto como clave su sabiduría al convertir en escena los conflictos de la pareja, lo que ya había demostrado desde los años ochenta, tanto lo uno como lo otro, por ejemplo con sus obras Máscaras para dos desconocidos y los trapecistas feos (Dulogía: Palabras contra el silencio, publicada en Escena, Costa Rica), Las gaviotas no hablan inglés y Las gaviotas no muerden el anzuelo (Dulogía: Gaviota de la noche, publicada en Tablas, Cuba) y en los noventa con su Una historia improbable (publicada por la Editorial Ciudad Gótica, Argentina), todas estrenadas en unos u otros países de Iberoamérica en espacios, dos obras, del Centro de Estudios Latinoamericanos “Rómulo Gallegos” y de la Universidad de Mérida (Venezuela), una, del Teatro Nacional de Cuba, dos, del Teatro Nacional de Costa Rica, una, del Teatro de la Ciudad de Monterrey, y otra en el Gran Teatro de Elche, a lo que sumar presencias en Festivales de Teatro y que una de las obras fue llevada al cine profesional, entre mucho más como su cualidad desde el Sistema de teatro abierto hasta el infinito.

La puesta de Liuba Cid, una creadora excepcionalmente formada (Licenciatura de Oro en dirección y actuación, graduada superior de guitarra, experta en lo audiovisual...) es, desde su extraordinario talento, de tal jerarquía que traspasó los límites de una lectura teatralizada y, libretos aparte, podría representarse tal cual en cualquier recinto teatral del mundo, pues en función de la grandeza del texto y asumiendo las posibilidades y aperturas de lo modular propuesto por Garzón Céspedes (por ejemplo, la propuesta de éste para Animales... de representar lo escrito como un melodrama en otros y muy disímiles géneros; el que desde su texto todo en neutro las parejas pudieran ser heterosexuales o no...) sin dejar de hacer teatro hizo espectáculo de integración de las artes (proyecciones audiovisuales perfiladísimas unas de cine, otras de danza, otras de...; música; luces...), todo respetando la estructura del dramaturgo de una historia de nunca acabar formada por historias independientes entre sí sin dejar de ser parte de la historia total mayor.

Antes de continuar deseo detenerme y manifestar que:

Liuba Cid es una directora escénica de minuciosa e ilimitada capacidad creadora e ingenio artístico. En y con Animales de laboratorio demostró una vez más el inmenso poder que posee a la hora de tener ante sus ojos un escenario.

Vladimir Cruz es un primerísimo actor que aporta el peso escénico, la maestría y la credibilidad esta vez en un abanico de personajes en los cuales él desaparece, mientras sigue ahí en toda su contundente y valiosa dimensión humana y artística.

Miguel Hermoso Arnao es un grandísimo artista escénico. Camaleónico a la velocidad de la luz. Preciso y creador. Deja en cada personaje la estela en varios artes de su trayectoria indiscutible y riquísima.

Raquel Ramos de Andrés: su capacidad para proyectar la fuerza de la verdad en registros exigentes, y su talento, son irresistibles. Desborda el espacio escénico con su tremenda solvencia artística.

Claudia López Camejo es una maquinaria con alma expresiva. Su intensidad, energía, convencimiento y luminosidad, más su indiscutible calidad histriónica, están sobre escenario de principio a fin.

En cuanto a Francisco Garzón Céspedes, del que soy su principal colaborador desde hace veinte años por lo que tengo información privilegiada y más porque he estado trabajando directamente en contribuir a reunir todo su teatro para una posible edición futura, a lo ya señalado en cuanto a innovación teatral y sabiduría humana, agregar que por su conocimiento único de la oralidad hace de los diálogos teatrales de Animales un festín de momentos de la verdad que recrean conversaciones interpersonales de trascendencia filosófica y poética, informadoras e inquietantes, reflexivas y de explosivo impacto; y lo hace con un dominio del idioma que, siendo de la belleza, es de y para la creencia.

Del Sistema Modular de Creación de Garzón Céspedes (con el que comenzó a experimentar a partir de 1966 y con el que han trabajado otros directores, algunos afamados, en Cuba, Venezuela, España...) se han escrito desde los años ochenta tal cantidad de revelaciones y elogios que lo que deseo subrayar es que llegó para quedarse y convertirse en uno de los caminos del teatro. Y que cuando un Jurado de alta graduación eligió Animales de laboratorio entre decenas y decenas de obras para este Ciclo al que fueron convocados exclusivamente dramaturgos profesionales, evidentemente al elegirla no solo distinguió desde sus argumentos el fondo humano y la trascendencia del tema de la pareja y la originalidad y potencia al tratarlo, sino que a la par eligió la defensa que hace el autor de cualquier clase de pareja posible en cuanto al sexo de ca-3 da integrante; y, muy importante y decisivo, que dicho Jurado al seleccionar Animales... decidió avalar consciente y explícitamente el Sistema Modular que este creador ha fundado y propone: no como prototipo sino como posibilidad, como un modo de entender tanto el arte como mucho de la vida y de sus acciones.

La actriz Leyre Abadía, en representación de la Fundación SGAE (felicitaciones a su Artes Escénicas por todo, y a su Comunicación por la Campaña del Ciclo), que presentó la lectura, moderó con acierto el posterior Coloquio en el que hablaron Garzón Céspedes y Liuba Cid acompañados por los actores.

Entre los agradecimientos de Francisco a la Fundación y a la Sala Berlanga, y a la directora y a los actores, uno más no solo por motivos muy personales: el que realizó a Mayda Bustamante, Directora General de Mayda B. Performance, la Productora y Agencia a la que pertenece Mephisto Teatro, que dirige Liuba Cid y al que pertenecen cuando menos dos de los actores, y eje esencial para la creación escénica de esta realización.

Para una mayor comprensión de Animales... anoto la Sipnosis del programa impreso por la Fundación SGAE:

“Animales de laboratorio, de F. Garzón Céspedes, se inscribe en su dramaturgia modular editada y/o estrenada en dos continentes.

Concebida por su Sistema Modular de Creación es una obra en cuadros o es un espectáculo de varias obras breves; escrita en neutro, y como un nunca acabar, los personajes pueden ser Él/Ella y/o Ella/Él y/o Ella/Ella y/o Él/Él.

Texto original, hondo, inquietante, a ratos feroz sobre la pareja.” Y anoto fragmentos de la opinión de un espectador, ingeniero y artista, al que respeto:

“Me encantó la sala y la puesta en escena. Todo rebosaba profesionalidad. (…)El sentimiento que tengo es que es muy difícil que otra lectura teatralizada tenga tanta calidad y tan concentrada en todos los aspectos. Desde mi gozo y con orgullo sólo me queda decir: ¡Enhorabuena!

Imagen: liveinternet.ru

José Víctor Martínez Gil

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 633 invitados y ningún miembro en línea