Fuente Ovejuna, pueblo y poder
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

24 de noviembre de 2015

 

Fuenteovejuna es una obra teatral escrita por Lope de Vega y publicada en Madrid en 1618. Los hechos se desarrollan en el pueblo cordobés de Fuente Ovejuna en época del reinado de los Reyes Católicos, siendo el tema principal el levantamiento del pueblo el cual no se propone cambiar el sistema social, busca simplemente justicia y para ello la toma por su propia mano y luego se pide a los reyes que avalen su acción. La unidad de todo el pueblo es la base del triunfo, no hay ningún vecino que, aun bajo tortura, señale al autor directo de las muertes por linchamiento. Es el pueblo el que ejerce la justicia.

Lo anterior viene al caso en virtud de un estudio publicado por el órgano oficial de la UAM, en el que se indica que: “se han registrado al menos 366 linchamientos en los últimos 26 años, más los acumulados en este 2015”. Los linchamientos surgieron paradójicamente en nombre de la justicia y la legalidad, cuando en realidad se trataba de decisiones absolutamente injustas. Amnistía Internacional alerta que los linchamientos aparecen como una forma de justicia popular “especialmente en aquellas localidades donde el Estado no tiene presencia, o donde ésta es meramente simbólica”.

De acuerdo al Diccionario un linchamiento es la ejecución sin proceso legal por parte de una multitud, a un sospechoso o a un reo. Es un acto que está fuera de la Ley, y penado para proteger el orden público, en virtud de que el Estado debe defender su prerrogativa de la fuerza. Se suele producir de forma espontánea por motivos sociológicos concretos, normalmente por la conmoción social de un delito concreto. En países en desarrollo se produce ocasionalmente tanto en el medio rural como el urbano.

La palabra “linchamiento” tiene su origen en el vocablo inglés lynching, al parecer originado a partir del apellido irlandés Lynch. Existen dos teorías al respecto. La primera, que se debe a James Lynch Fitzstephen, alcalde de Galway (Irlanda) en el siglo XV, quien se hizo famoso cuando en 1493 hizo ahorcar a su propio hijo tras acusarlo del asesinato de un visitante español. La segunda teoría se refiere a Charles Lynch, juez del estado norteamericano de Virginia en el siglo XVIII, quien en 1780 ordenó la ejecución de un grupo de conservadores sin proceso judicial previo.

Algunas de las características de los linchamientos son: a) Es una acción colectiva. (No existen linchamientos ejecutados por una sola persona). La muchedumbre encamina su energía destructiva generalmente contra un individuo; b) La organización tiene un solo objetivo: impartir violencia contra quien (es) es (son) considerado (s) autor (es) de un delito; c) Es una acción de carácter privado e ilegal. La autoridad pública no aparece; d) El linchamiento siempre se traduce en un fuerte castigo físico, aunque no siempre finaliza con la muerte del receptor de la violencia. Así mismo el lapso entre la ofensa que genera el linchamiento y la acción colectiva generalmente es muy breve. Por lo tanto, podría señalarse que la muchedumbre actúa en flagrancia, es decir, que se está ejecutando en el momento y que resulta tan evidente que no necesita pruebas.

Los expertos en el tema aclaran que en los casos de linchamiento no se dan los supuestos de la legítima defensa a nivel legal. Por otra parte, le garantiza larga vida a la impunidad ya que como las muertes y lesiones son producidas por una multitud, a las autoridades les resulta muy difícil individualizar responsabilidades penales.

En el estudio de la UAM, se indica que: En siete de las 32 entidades federativas se concentra el mayor número de casos (80 por ciento) 296 de 366 contabilizados en todo el periodo. El Estado de México y Distrito Federal encabezan la lista, seguidos de Puebla (con 38 casos), Morelos, Oaxaca, Chiapas y Guerrero. En contraste con estos datos Colima, Nuevo León, San Luis Potosí y Zacatecas no presentan un solo evento en el periodo de estudio.

Lamentablemente, los linchamientos en Ajalpan no pueden ni deben considerarse como hechos aislados. Es por ello, amable lector, que la existencia de este tipo de hechos deben alertarnos como sociedad y exige responsabilidad a los comunicadores, a fin de no promover una práctica que a todas luces es perjudicial para la seguridad, la convivencia pacífica, la justicia y en definitiva, para la vida en sociedad. No lo cree así.

Imagen: e6d.es

Jorge Rodriguez y Morgado (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) es catedrático universitario, conduce: ConoSERbien en Sabersinfin.com

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 404 invitados y un miembro en línea

  • Juan Carlos Martínez Parra