JD Schramm: sobrevivientes de suicidio, romped el silencio
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

Aun si nuestra vida parece estar bien desde fuera, la procesión puede ir por dentro y hacer que alguien tome la decisión de poner fin a su vida. En TEDYou, JD Schramm nos pide romper el silencio que rodea al suicidio y a los intentos de suicidio, y crear más recursos necesarios para ayudar a las personas a recuperar su vida después de escapar de la muerte.


Visto desde fuera, John tenía todo a su favor. Acababa de firmar el contrato de venta de su apartamento de Nueva York con una ganancia de seis cifras, del que había sido propietario tan solo 5 años. La universidad donde obtuvo su posgrado le acababa de ofrecer un puesto de profesor, lo que significaba no solo un salario, sino beneficios por primera vez en mucho tiempo. Y, sin embargo, a pesar de irle todo muy bien a John, él estaba luchando contra la adicción y contra una depresión agobiante.


La noche del 11 de junio de 2003, subió hasta el borde de la barandilla del puente de Manhattan y saltó a las aguas traicioneras que fluían bajo el puente. Sorprendentemente, no, milagrosamente, sobrevivió. La caída le destrozó el brazo derecho, le quebró cada una de sus costillas, le perforó un pulmón, y perdía y recuperaba la conciencia mientras iba a la deriva por el East River, bajo el puente de Brooklyn, hasta que salió a la vía del ferry de Staten Island, donde los pasajeros del ferry al oír sus gritos de dolor, contactaron con el capitán del barco que llamó a la Guardia Costera que lo sacó del East River y lo llevó al Hospital Bellevue.


Ahí empieza realmente nuestra historia. Porque una vez que John se comprometió a recomponer su vida, física, emocional y espiritualmente, descubrió que había muy pocos recursos disponibles para alguien que ha intentado poner fin a su vida, como era su caso.


La investigación muestra que 19 de cada 20 personas que intentan suicidarse fallarán. Pero quienes fallan tienen 37 veces más probabilidades de conseguirlo la segunda vez. Esta es realmente una población en riesgo con muy pocos recursos de apoyo. Y lo que sucede es que cuando las personas tratan de retomar sus vidas, debido a los tabúes en torno al suicidio, no estamos seguros de qué decir, así que muchas veces no decimos nada. Y eso fomenta el aislamiento en el que se encuentran las personas como John.


Conozco muy bien la historia de John porque yo soy John. Y esta vez, hoy, por primera vez, de manera pública, reconozco el periplo que he vivido. Pero, después de haber perdido a un maestro muy querido en 2006 y a un buen amigo el año pasado a causa del suicidio, sentado el año pasado en TEDActive, supe que tenía que salir de mi silencio, superar mis tabúes y hablar de una idea que vale la pena difundir y es que las personas que han tomado la difícil decisión de volver a vivir necesitan más recursos y nuestra ayuda.


Como dice el Proyecto Trevor, la cosa mejora. Mejora mucho. Y hoy elijo salir de un armario totalmente diferente para alentarles, para instarles a hablar si es que habéis pensado o intentado suicidaros, o conocéis a alguien en esa situación habladlo, buscad ayuda. Es una conversación que vale la pena entablar y una idea que vale la pena difundir.

Gracias.

(Aplausos)

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1000 invitados y ningún miembro en línea