Remedio para busconas
Minuto a Minuto

 

25 de marzo de 2015

Mujer de unos cincuenta años, vestida con ropa de andar por casa. Está agachada en el lavabo de un cuarto de baño lavando a mano una camisa de hombre.

MUJER:

¡Para esto sirvo, para esto está la tonta...! (Suspira ruidosamen-te.) Para andar aquí dale que te pego, que no sale ni a tiros la mancha... Con la de cosas que tengo que hacer, madre mía, si son ya las dos y veinte y yo con la comida sin hacer, que va a venir dentro de nada y como si lo viera: (Pone voz de hombre enfadado) “¡En qué habrás perdido tú toda la mañana, coño, si no tienes otra cosa que hacer!”... ¡Pues sí que ando yo buena, qué sabrá él! (Mirándose al espejo.) ¡Ay Maruja... quién te ha visto y quién te ve... (Se queda mirando unos instantes la camisa arrugada entre sus manos.) “Dónde vas con ese nombre que predice tu destino”, me dijo la primera vez que nos vimos en el guateque aquél... ¡y se quedó tan fresco! (Vuelve a frotar, con fuerza.) Y yo como una pava sonriendo, porque lo dijo con esa voz suya tan suave que ni pareció una grosería... y es que tiene mucha labia el condenado, y sabe que eso a mí me encandila... ¡me quedaba como embobada escuchándole! y me sonó a música celestial que me hablara del destino... Nadie hablaba así en mi pueblo, pero claro, él venía de la capital y eso se nota... Pero oye, se fijó en mí, tan tonta no seré, ¿eh? y guapa... (Deja de frotar y se busca en el espejo del baño con una media sonrisa.) Que yo era muy guapa (Suelta una carcajada.) “Despampanante”, decía él...y sin gota de maquillaje, ¿eh? Que a mí nunca me ha gustado emperifollarme, vamos, como mucho me pinto la raya, pero de pintalabios nada, ¡eso es para busconas! (Vuelve a frotar, conrabia.) Y yo buscar pues he buscado poco, la verdad, me ha veni-do todo rodado, una vida fácil, sólo tengo que pelear por tener la casa limpia y la comida a su hora... hoy se me ha hecho un poco tarde, pero bueno, ahora mismo acabo y me pongo a calentar el guiso, del día anterior como a él le gusta, pero primero lo primero... Es importante que lave bien esta camisa antes de que él llegue, para que no vea que yo ya he visto esta maldita mancha de carmín.

Elena Arribas Delgado (Valladolid, España, 1981). Periodista, escritora, narradora oral escénica.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1881 invitados y ningún miembro en línea