Místico erotismo
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

                 Místico erotismo.

 

…Y  después de tanto caminar  la vida  sólo pretendo  descansar

 Entre el matorral y la opulencia de tu sexo  que traspira gotas cristalinas

De un efluvio incandescente en que busco esfoliarme

De toda culpa  con el pasional amor de tus ungüentos:

El tiempo transcurre ya evidente en el bosque pleno de tu sexo, 

 Pero la experiencia de tus manos y tu voz hacen alarde de tus canas,

Mientras tus palabras reverberan en eco sagrado  mis jadeos,

 Cual mantras, que gravitan en su propia  transpiración.

 

¡Bésame con la fragancia y el bálsamo que  de tu piel emana

En la alcoba de tus labios  y permite que me regocije entre los nacarados

Sarcillos que penden de tu tez morena!

¡Déjame cuidar la fuente donde fluye el  celestial maná  de cada viña!

 

¡Déjame reposar la siesta entre tus  huellas

Para correr tras  la embriaguez de tus  pasiones

Hasta cansar mi corazón que, agitado, intenta  ya salirse de mí pecho,

Para nadar en tus efluvios y así danzar al ritmo de tus feromonas!

Mi cuerpo ya  se arropa de  memorias  impregnadas del aroma

De un aparente  pecado que  arrastra la locura del recuerdo!

 

¡Déjame juguetear desenfrenado  entre el elixir de tus vides,

 Para así embriagarme  entre los sutiles laberintos de un capullo!

El tiempo se hace eterno en el instante en que cohabitas mis denuedos

Y me cobijo entre los pliegues de tu sexo…y al final nada tan destellante

Como el perfume viril de tu ansiedad que arropa la soledad

En que mi esencia  habita   y sólo después de esos húmedos  encuentros

Hallo  real  sentido a la cotidianidad de esa otredad que me atosiga.

 

¡Deja que me  arrastre  en tu vaivén  para que la alquimia de una pasión

Transmute las sabanas en el  edén de un  húmedo mar que me atosiga!

 

¡Déjame comprobar entre tus manos que, sin duda alguna,

La corporeidad misma es, también otro  bendito camino,

Para alcanzar el místico estado donde el yo se deshidrata

Para sólo ser en tus caricias  haciendo de mí una gota que, con tu calor

Se funde en la unidad total de un mismo océano,

Para recorrer el espíritu divino entre tus poros  y dejar de ser

Al fundirme contigo  más allá de la expresión del  tiempo

Y donde dos cuerpos ocupan un mismo espacio en  que los deseos

Se materializan entre osculantes  caricias, suspiros y jadeos;

¡Mantra evidente del erotismo sutil que busca deshacerse de sí mismo

Para sólo ser una caricia más  en la sinfónica  cercanía del otro!

 

Entre tus caricias y embelesos me siento un loto en el nirvana

 Donde la humedad se oxida con el tiempo al caminar a obscuras

Por la ruta de tu piel y donde  enredarme entre el césped de tus genitales

Es, también, analogía profunda de una oración que abre  compuertas

 A la comprensión inédita de la realidad última  del mismo Ser.

 

Sin duda el sexo es una meditación y puerta hacia el retorno eterno:

Recuerdo inevitable del instante en que la Palingenesis misma

Se expresa con un llanto al saber inevitable  la finitud de su materia

Reconociendo que el éxtasis también termina.

 

                                                                                                   

 

                                                                                                       Juan Carlos Martínez

                                                                                                       (El monje hereje)

 

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1437 invitados y ningún miembro en línea