Onanismo
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

La humedad toca a la puerta con su misma mano

Enmoheciendo de súbito los goznes y bisagras.

La noche en su escampada soledad se mezcla

Irremediablemente con la intensidad del mediodía.

Lucha inútil por lograr calmar la tormenta misma

O salir corriendo en búsqueda de un manantial cualquiera.

 

 

Silencio. El camino se hace cómplice en la búsqueda

De una sombra que, entre la selva nocturna, cobije

El sitio donde la tempestad calme a la tormenta misma.

 

El rocío y su propia transpiración cohabitan la ansiedad

De una prisa que, indudablemente ya demora.

Angustia. Tormenta y huracán funden al candente sol

Que busca desgarrar sus propias y opresivas vestiduras.

El camino abre su misma brecha al arar entre su piel

La otredad ensimismada al tiempo que las manos

Danzan a su propio ritmo haciendo florecer placebos.

 

La piel se desliza deshilando las frágiles paredes

Donde hiberna la somnolienta crisálida y su hogar.

Metamorfosis y epicentro que así mismo convulsiona

En un mar embravecido incapaz de saciar su misma sed.

 

 Sombría roca donde el silencio se desploma y cede

 en cataratas teñidas de una respiración acelerada.

  Paradoja cruel. Erupción de inmaculadas flores que diseminan

 El placer de cosechar un fruto que jamás se siembra.

 

El mundo se desploma y de súbito el silencio se arropa

De una soledad que, a sí misma, se conduele adentrándose

otra vez al confort de su crisálida.

 

                                                                                 Juan Carlos Martínez Parra

next
prev

Hay 2291 invitados y ningún miembro en línea