Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

28 de mayo de 2012

San José, Costa Rica, fue el lugar donde se acogió una propuesta de la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe para instaurar un día de acción en torno a la salud de las mujeres, para visibilizar sus principales problemáticas.


Luego del V Encuentro Internacional Mujer y Salud (1987), se acordó que dicha conmemoración se realizaría cada 28 de mayo, desarrollando jornadas de acción e información.


Desde entonces,  dieron inicio las de campañas de activismo para promover, defender y exigir el derecho humano a la salud para todas las mujeres, en su más amplia diversidad, y se han realizado en todas las regiones.


La lucha continúa. En aquella época, el tema central era impulsar acciones de prevención sobre mortalidad y morbilidad materna, producto de una realidad que entonces prevalecía: más de 500 mil mujeres morían por causas relacionadas con el embarazo, parto, puerperio y aborto inseguro. Hoy esta condición no ha logrado erradicarse.


Y en virtud de que el derecho a la salud sexual y reproductiva de las mujeres sin duda toca también, una serie de violaciones que correlativamente se dan a los derechos humanos de las mujeres;  la Conferencia Mundial sobre Población y Desarrollo de El Cairo, amplió la agenda del movimiento de mujeres, estableciendo dos principios básicos: la atención a la salud sexual y reproductiva, y el derecho a la autodeterminación sexual y reproductiva de las mujeres.


Por ello en este año  la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, RSMLAC, ha lanzado un llamado para promover y defender la salud y derechos humanos de las mujeres, en especial sus derechos sexuales y sus derechos reproductivos, con la decisión de “re-politizar su enfoque y demandas y convoca a una jornada de reflexión y re-politización de  objetivos de acción”, analizando, entre otras, las siguientes problemáticas prioritarias:


“Persistencia de altas tasas de muertes maternas vinculadas a déficit en la atención de la salud reproductiva a causa de la desestabilización de los servicios básicos y la debilidad del papel del Estado como garante de los mismos, que se traducen en: baja cobertura, mala calidad de servicios, inequidad en el acceso, escasez de suministros esenciales, etc. Hoy las estadísticas reconocen cerca de 23 mil muertes maternas anuales en países de América Latina y el Caribe, siendo el aborto inseguro una de las causas principales. Esto no se puede desligar tampoco, de los índices de pobreza que crecen escandalosamente y tienen un impacto directo en la salud de las mujeres ¬las más pobres entre los pobres¬, y tampoco de las distintas expresiones de violencia sexista”.


“La penalización del aborto inducido y potenciación del discurso fundamentalista contrario a la libre opción. El aborto clandestino y, por ende, riesgoso, es una realidad cotidiana, calculándose que una de cada 4 muertes maternas corresponde a complicaciones del aborto. Es inaceptable que las mujeres, especialmente las más pobres y las adolescentes, continúen enfrentadas a legislaciones punitivas, arriesguen sus vidas y sean condenadas socialmente cuando desean ejercer su autonomía sexual y reproductiva”.


“Restricciones en el acceso a servicios y suministros esenciales de salud sexual y reproductiva, tanto por disminución del flujo de donantes, el control de las empresas farmacéuticas trasnacionales, como por presiones ideológicas y religiosas, generando demanda insatisfecha de anticoncepción (incluyendo la anticoncepción de emergencia), y de prevención y tratamiento de ITS/VIH/SIDA, entre otros”.


“Ausencia de políticas públicas sensibles a la equidad de género en salud, y en otros casos la obstaculización de las mismas por parte de sectores fundamentalistas, en especial, desde la Iglesia Católica, la que insiste en erigirse como autoridad moral sobre la intimidad de las personas, incluso de quienes profesan otros credos o ninguno. Todo lo cual coloca en entredicho la vigencia del Estado Laico como condición esencial para la democracia”.


“Vacío jurídico en los países respecto del reconocimiento legal de los derechos sexuales y los derechos reproductivos y de la garantía de su ejercicio para todas las personas sin discriminación y, en consecuencia, incoherencia entre las legislaciones nacionales y el sistema internacional de protección de los derechos humanos. Esto dificulta su exigibilidad y la integralidad de su ejercicio”.


Hoy sin duda se hace necesario reconocer que la salud de las mujeres responde a una multiplicidad de factores que trascienden los biológicos, el desafío es, ser capaces de reformular estrategias, articulaciones, discursos y tener la capacidad de incidir frente a una realidad intolerable.


Abrir la puerta a mayores avances y desarrollos para hacer de la salud  y de los derechos sexuales y los derechos reproductivos una realidad en la vida de las mujeres, todavía continúa inconclusa.


rociogarcialolmedo2*Rocío García Olmedo (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)ha desempeñado diversos puestos públicos y políticos en el estado de Puebla, México.

Twitter: @rgolmedo  Facebook: Palabra de Mujer

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 193 invitados y ningún miembro en línea