NATURALEZA HUMANA
Minuto a Minuto

martinez garcilazo.jpg 

  NATURALEZA HUMANA

Por: Roberto Martínez Garcilazo*

Algo en virtud de lo cual el hombre es. Esta es una definición provisoria de naturaleza humana o esencia del hombre.

Es un concepto difícil de defender porque supone que existencia de cierta sustancia supra histórica. De lo contrario, tendríamos que hablar de las distintas naturalezas del hombre según las épocas y las culturas. ¿Ser inmutable o ser en proceso, qué es el hombre?

¿Entonces, no existe una esencia común que haga posible teóricamente la unidad, la solidaridad, la fraternidad entre nosotros? ¿Absoluto o relativo: qué es el hombre?

 

Atributos –rasgos deseables- del hombre tales como la racionalidad, la sociabilidad, la productividad y la capacidad para engendrar símbolos son elementos del conjunto que hemos postulado como naturaleza humana.

Sin embargo la suma de los factores anteriores deja cierto espacio vacío. Esa área es ocupada por una característica que podríamos denominar  homogénesis y que consiste en la capacidad del hombre de hacerse a sí mismo a partir de ciertos elementos básicos.

El hombre es un fin en sí mismo, no un medio para otros fines u objetivos prácticos; es otro de los postulados humanistas frecuentes en esta discusión.

Con todo es necesario reconocer el sustrato optimista que alimenta estas proposiciones, ya que la diaria experiencia nos proporciona pruebas en abundancia sobre la malignidad, fragilidad, venalidad y crueldad del hombre.

Es posible que la postulación de proposiciones humanistas tan arriesgadas por improbables constituya por sí mismo uno de los rasgos fundamentales de la naturaleza humana: la fe. La misma que fue definida de manera insuperable por Tertuliano: creer porque es absurdo.

¿Lector mío: crees que el hombre es racional, social, productivo, justo, compasivo y solidario? Debes hacerlo, porque credo quia est absurdum. O ¿Nos sometemos al imperio de la vulgaridad de la realidad?

* Roberto Martínez Garcilazo es director de Literatura, Ediciones y Bibliotecas de la Secretaría de Cultura del Estado de Puebla, México.

 

Más artículos de Roberto Martínez Garcilazo: