Desaprendiendo-nos del machismo
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

6 de agosto de 2012

Hombres mirando...nos

 
El machismo es como un eucalipto:
crece, seca lo que está alrededor y echa raíces.
Video: Macho. Grupo de Hombres contra la Violencia, Managua


En estos días es poco común que los hombres nos atribuyamos como machistas pues dejó de ser algo que nos identificaba como hombres; se consideraba al machismo vivo en una imagen estereotipada, sin embargo, las prácticas cotidianas tienen ingredientes de él, solo basta hacerlo con expresiones lingüísticas, conductas y emociones que ponen en una situación de daño a las personas como a uno mismo.

 

Las expresiones machistas que dañan a uno mismo como a otras personas se relacionan con códigos sexistas como son los chistes, “bromas” y todo aquello que socialmente se ha considerado “natural” en las sociedades, y al mismo tiempo legitima la subordinación, la homofobia y la misoginia. En todos los espacios privados y públicos se expresan en nombre del “humor”, los canales de “entrenamiento” en México son una prueba de ello con sus barras de “comedia”, lasimágenes exponen a hombres superiores sobre las mujeres, la cosificación de los cuerpos de las mujeres y la ridiculización de la homosexualidad se manifiestan a cada instante.

 

La mayoría de los hombres somos cómplices del proyecto dominante de la masculinidad aunque no logremos practicarlo totalmente, ya que al fin de cuentas todos los hombres nos “beneficiamos” del machismo de otros hombres. (Connell, 2003)

 

Connell nos invita con esta reflexión a comprender que el machismo no sólo significa si trato bien o no a mi pareja y a otras mujeres, sino implica reconocer todas las formas posibles llamadas sexismo benevolente o, en palabras de Luis Bonino, micromachismos, es decir actos considerados de “cortesía”, “chistosas” y “normales” para ponernos en posición de superior sobre las demás.

 

Desaprender-nosdel machismo implica reconocerme cómo me siento como hombre cuando no tengo control y dominio sobre las personas, es decir, de todas aquellas expresiones de violencia que tienen la intención de generar daño para generar beneficios únicamente personales.

 

Dejar-nos de agarrar-nos del machismo implica soltarme para convertirme en persona, es decir crear una intimidad conmigo mismo y posteriormente con las demás. Los hombres necesitamos replantearnos formas alternativas de la masculinidad y para ello, sí hay propuestas saludables en las que los impactos pueden ser constructivos.

 

Me parece que los hombres tenemos las posibilidades de renunciar a todas aquellas prácticas dañinas y a las formas de coludirnos con el machismo y crear relaciones más íntimas con nosotros mismos y con las demás personas.

 

El machismo mata y genera mucho daño para uno y para otras personas, creo que estamos en la oportunidad de reconstruirnos como hombres y con la posibilidad de vivir más libres y sinceros con nosotros mismos.

 

Referencia:

Connell, Robert (2003). Masculinidades. México: Programa Universitario de Estudios de Género.

 

cirilo_rivera

*Cirilo Rivera García es capacitador, tallerista y conferencista en temas de perspectiva de género, masculinidad, violencia masculina y violencia familiar. Comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - hombresmirandonos.blogspot.mx

Si te interesa acudir a un grupo para hombres contra la violencia en las familias, informes al 22 21 81 93 02

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1034 invitados y ningún miembro en línea