MAGIA Y VIDA PÚBLICA
Minuto a Minuto

 

 

martinez garcilazo.jpgMAGIA Y VIDA PÚBLICA

Por: Roberto Martínez Garcilazo*

Existen actos mágicos que –sin conciencia o con ella- a diario ejecutamos. Magia simpática se llama esa en la que la representación del hecho deseado, su realización simbólica, produce, en la vida cotidiana, su consumación. Por esto, ciencia o arte de las analogías es el nombre otro de la magia.

Parte de dos creencias básicas: Existen dos planos de realidad: el ritual y el real. Y, lo que ocurre en lo ritual también en lo real, este plano es consecuencia del otro; existe causalidad y simpatía entre ambos. Recuerda lector que el sexto día de la creación Dios sopló en la nariz del hombre de barro infundiéndole la vida.

 

Evidentemente, en esta práctica ritual es fundamental la expresión verbal. Es de hecho la realización simbólica original: decir lo que se desea es un ensalmo.

Juzgar desde esta perspectiva las expresiones verbales de los políticos profesionales es revelar sus naturalezas: Ni los veo, no los oigo. Es un peligro para México. ¡Cállate chachalaca!

¿Y qué decir del sufragio, el acto ritual por excelencia de las democracias? Ese día, que es mayor, la  multitud acude a las urnas y sufraga a favor de una frase publicitaria que es a la vez una oración elevada al ignoto cielo divino: democracia y justicia social; por una patria ordenada y generosa; democracia ya, patria para todos.

Es básico el componente irracional –tribal- de la actividad política. Su misma existencia tal vez entrañe una escéptica noción de la vida social. Sin embargo, no es conveniente para la vida pública civilizada darle preeminencia. Asumir la vida pública como un ejercicio de inteligencia y compasión y no de superstición, irracionalidad y malignidad es un reto epistemológico. Es una hazaña humana en su más amplia acepción. Dice el canon que el hombre es la medida de todas las cosas, de las que son y de las que no.

 

* Roberto Martínez Garcilazo es director de Literatura, Ediciones y Bibliotecas de la Secretaría de Cultura del Estado de Puebla, México. 

Más artículos de Roberto Martínez Garcilazo:

 

next
prev

Hay 701 invitados y ningún miembro en línea