Políticos mexicanos, pésimos actores de telenovela
Minuto a Minuto

 

 

12 de enero de 2017

Ahora resulta que están indignados por el gasolinazo de Peña Nieto, que no están de acuerdo con sus políticas económicas, con su pésima actuación como político. De acuerdo que Peña Nieto se pinta solo para decir barbaridades, cambiar de lugar capitales o demostrar su ineptitud en el manejo de su imagen, pero pretender culparlo de la comparsa que ellos, los otros, gobernantes y legisladores, tienen toda la culpa por hacerle compadre.

En pocos días, Donald Trump tomará posesión como Presidente de los Estados Unidos pero él, frente a la oposición y de cara también a sus propios partidarios republicanos, tendrá un margen acotado por la ciudadanía, los medios masivos y los legisladores, pues allá la política se ejerce con un poco más de libertad y ya varios republicanos indicaron que ellos no apoyarán todo lo que venga del señor Cabeza de Queso Oaxaca.

Los legisladores mexicanos se bajaron los calzones ante Peña Nieto, le dieron la oportunidad de “ensangrentar a México”, de corromperlo, porque ellos aceptaron los millones de pesos para aprobar sus reformas malévolas e impopulares en favor de “los compadres del presidente”. Vendieron a México.

Se han dado a la tarea de sentirse indignados por los gasolinazos, a culparse entre partidos por su aprobación. Lo hicieron con toda la ambición del mundo pensando que no tendrían mayores problemas para repartirse el botín del 20% de incremento a las gasolinas, además de los aumentos al gas y la luz. Pero como la gente en México no es tonta como lo es su presidente, les estalló el polvorín.

Primero enviaron a sus “destructores anónimos” a causar saqueos y culpar a los manifestantes contra los gasolinazos y ahora declaran a diestra y siniestra que el gobierno es insensible. ¡Ellos también son gobierno! Bola de mentirosos e hipócritas.

Ahora dicen que tomarán medidas para contrarrestar los incrementos abusivos cuando deberían dar marcha atrás y recortar sus propios presupuestos dispendiosos, disminuir los salarios de los políticos por lo menos la mitad, a recortar gastos médicos y de telefonía celular, de viáticos y demás abusos... son ellos quienes deben apretarse el cinturón. Desde hace tres años dijeron que lo harían, pero los presupuestos anuales siguen llegando cada vez más altos.

Lagrimean como personajes de baja cuota en una telenovela. Se rasgan las vestiduras para fingir que les duele el sufrimiento de los mexicanos. Culpan al entorno internacional, al efecto Trump, a las distancias en la distribución, a las refinerías, pero ellos son los culpables, han dilapidado al país, lo entregaron a oportunistas y malgastaron el presupuesto, se lo robaron para construir sus casas blancas, ranchos, terrenos, mansiones...
 
¡Ellos que lo paguen! Que no finjan estar en favor del pueblo pues son ellos los Judas. Malditos traicioneros. Siguen en la comparsa del repudiado presidente. Todos firmaron el pacto. Ahora firman con cámaras de comercio efímeras e ínfimas medidas para contrarrestar el daño. ¡Bien por la Coparmex! y mal por creer en el presidente, por siquiera escucharle. Debieran firmar cartas de apoyo para enviarlo a la loma, como el juez a Tres Patines.

Junto con Peña son capos, rateros, vende patrias, traidores, lloronas por encargo, vulgares mentirosos, actores de pacotilla, payasos que no hacen reír. Que se los crea su abuela.

Imagen: linderonorte.wordpress.com

Joe Barcala (@JoeBarcala) es novelista y activista veracruzano y poblano, autor de diversos éxitos editoriales.

next
prev

Hay 563 invitados y ningún miembro en línea