Adultos mayores responden menos a vacunación contra el tétanos
Minuto a Minuto

 

 

24 de septiembre de 2021

Esta respuesta menos favorable se debería en parte a los cambios ocasionados en el sistema inmune a causa del envejecimiento (conocido como inmunosenescencia), que hace que estas personas presenten una limitada población de células vírgenes, encargadas de generar la inmunidad frente a los anticuerpos.

Además estos cambios podrían aumentar la susceptibilidad de este segmento poblacional a enfermedades crónicas no transmisibles, infecciones y cáncer.

Así lo revela la investigación de la fisioterapeuta Ivón Johanna Rodríguez Rodríguez, doctora en Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) y miembro del Grupo de Investigación Inmunología y Medicina Traslacional, la cual indaga sobre la respuesta de los adultos mayores a las vacunas como la antitetánica y sobre las características de envejecimiento en pacientes con cáncer de mama.

Para su estudio, la doctora Rodríguez invitó a participar a adultos mayores de 65 años sin antecedentes patológicos, descartando a aquellos que tuvieran enfermedades cardiovasculares, diabetes, autoinmunidad y a quienes consumieran medicamentos que pudieran alterar la función inmune del organismo. A los participantes los vacunaron con toxoide tetánico y fueron comparados con un grupo control, en este caso jóvenes entre los 18 y 30 años (también vacunados).

“Medimos la respuesta a la vacunación, es decir, la generación de anticuerpos contra el toxoide y la expansión de unas células denominadas linfocitos T CD4+ foliculares helper (LTfh), que son de la familia de linfocitos T4, encargados de ayudar a los linfocitos B (tipo de glóbulos blancos) a madurar y generar anticuerpos específicos contra ese toxoide tetánico”, explica la investigadora.

Señala además que “en el estudio se encontró que después de la vacunación los jóvenes tenían una expansión significativa de esa población, mientras que los adultos mayores no. Al parecer, con la edad disminuyen las poblaciones vírgenes de este tipo de células que son importantes como reserva inmunológica para responder a los programas de vacunación y así lograr una diferenciación a unas células más específicas que van a generar esa inmunidad”.

Mayor esperanza de vida

Como consecuencia tanto de mejoras en el saneamiento básico como del desarrollo de los países y la calidad de vida de las personas, la esperanza de vida ha aumentado. En Colombia, el crecimiento de la población adulta mayor es de 3,18 % anual. Según el DANE, en 2018 el índice de envejecimiento era de 58,71, mientras que en 2005 fue de 29,21.

No obstante, que las personas están viviendo más no significa necesariamente que lo hagan de forma saludable, lo que trae consigo toda una carga de enfermedad asociada con el envejecimiento, como las enfermedades no transmisibles y una mayor tasa de infección.

“Esto se pudo evidenciar con la pandemia por COVID-19, en la que la población adulta mayor fue la más afectada”. Según la doctora Rodríguez, esto se debe en parte a que su sistema inmune empieza a deteriorar su función y no es capaz de lograr una defensa adecuada en el organismo contra patógenos ya conocidos o frente a patógenos nuevos como el SARS-CoV-2.

Esta situación también queda expuesta en el plan de inmunización en salud, que cada año cubre gratuitamente a esta población contra la influenza, ya que durante los picos, cuando hay mayor infección, aumenta la mortalidad de los mayores, quienes no solo se infectan con mayor facilidad, sino que además no estarían respondiendo adecuadamente a los programas de vacunación, lo que estaría relacionado con el sistema inmunológico.

Envejecimiento saludable

Pese a que el tema del envejecimiento celular ha sido descrito por diferentes autores en todo el mundo, según la investigadora es importante analizarlo desde la población colombiana, debido a las particularidades del entorno y las condiciones socioeconómicas que estarían directamente relacionadas con todo a lo que se expone una persona a lo largo de su vida, como patógenos y parásitos propios del territorio, ajenos a personas extranjeras, lo que se conoce como inmunobiografía.

“Lo que investigamos permite que más adelante se propongan políticas públicas para evitar que todos empecemos a envejecer de forma poco saludable, sino que podamos vivir más años pero bien, sobre todo cuando tengamos una mayor población de adultos mayores”, advierte la experta.

Agrega que estas políticas públicas se deberán enfocar en la promoción de un envejecimiento saludable que favorezcan el ejercicio y la nutrición, lo que evitaría que con la edad aparezcan enfermedades asociadas con la obesidad y el sedentarismo, que promueven un ambiente inflamatorio.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 1395 invitados y ningún miembro en línea