Estabilometría evalúa más rápido equilibrio en niños con PC
Minuto a Minuto

 

 

BOGOTÁ D. C., 15 de febrero de 2021 — Agencia de Noticias UN-

A su vez, la estabilometría puede representar un ahorro en tiempo y dinero para los familiares y cuidadores, quienes deben acompañar a los niños a terapias durante varias semanas sin tener certeza del impacto que los tratamientos pueden tener en la mejoría de su equilibrio.

Así lo señala Óscar Peña Angulo, especialista en Medicina Física y Rehabilitación de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien determinó –junto con sus colegas Javier Mauricio Arias Suárez y Derian Espinoza– la correlación de las pruebas clínicas del equilibrio y la marcha con los resultados de la estabilometría en niños con parálisis cerebral.

La PC es una de las causas más frecuentes de alteración del equilibrio estático y dinámico en niños, por lo que su tratamiento es uno de los retos a los que se enfrentan los especialistas, ya que esta condición genera en los menores ciertas alteraciones, especialmente en su área motora –como movimiento, capacidad de caminar, saltar, de hacer movimientos finos y escribir, entre otros– y puede estar acompañada de problemas visuales, cognitivos o auditivos.

“Como fisiatras tenemos la labor de hacer la rehabilitación de esas personas, y para ello tenemos que evaluar cuáles son los problemas que más los aquejan. Uno de ellos es la afectación del equilibrio, que puede llegar a generar eventos graves como caídas, lesiones, dificultades para su desarrollo en la sociedad, problemas de desplazamiento y dependencia del cuidador. Aunque existen varias técnicas para evaluar el equilibrio, aún no se conocía la relación entre las pruebas clínicas y las instrumentales”, señala el especialista.

Los investigadores realizaron un estudio retrospectivo con 301 pacientes menores de 18 años con PC que asistieron al Instituto Roosevelt entre 2015 y 2019.

Posteriormente realizaron pruebas de clasificación, en las cuales consideraron a los niños cuya condición correspondiera únicamente a parálisis cerebral, y a aquellos que pudieran mantenerse de pie, ya que la prueba estabilométrica exige que el paciente se pare sobre una plataforma mientras mide tanto la velocidad del movimiento como los desplazamientos laterales y anteriores, y determina el desplazamiento total del centro de gravedad del niño durante su equilibrio estático.

Por último, los datos recolectados se sometieron a los análisis estadísticos y se compararon los valores de la prueba instrumental con pruebas a niños sanos, y se evidenció que la estabilometría evaluaba eficientemente las alteraciones del equilibrio.

Pruebas de equilibrio

Las pruebas clínicas se hacen dentro de un consultorio y son realizadas directamente por el médico especialista. En general, la mayoría de pruebas utilizadas para evaluar el equilibrio en niños con PC solo examinan alguno de los componentes. Algunas pruebas son muy sencillas de aplicar y han sido utilizadas en población pediátrica y en adultos con diferentes patologías.

El estudio determinó que la estabilometría tiene correlación con algunas pruebas clínicas, como la de los 6 minutos, en la cual los niños caminan durante ese tiempo y se evalúa la distancia que logran recorrer; la de equilibrio monopodal, que consiste en que el niño logre mantener el equilibrio de cada uno de sus pies, resistiendo el mayor tiempo posible.

También se encontró correlación con la prueba de velocidad medio-lateral, que evalúa qué tan rápido se desplaza el centro de gravedad desde el centro del cuerpo hacia los lados; y la prueba de área por segundo, que es una aproximación matemática sobre qué área está cubriendo el centro de gravedad por un tiempo determinado.

Una herramienta viable

Pese a que la herramienta instrumental es fácil de adquirir, actualmente solo en dos lugares de Colombia se utiliza esta herramienta como prueba instrumental, uno de ellos es el Instituto Roosevelt.

Para su implementación es necesario entrenar al personal, generalmente fisioterapeutas con formación técnica tanto para el manejo del aparato como para dar indicaciones correctas al niño. El aparato contiene un tapete o plataforma con los sensores que registran la actividad, y un software.

Según el especialista, las terapias en los niños se deben orientar a conseguir logros específicos, como por ejemplo que puedan mantener el equilibrio para evitar caídas, que le permita tener mayor independencia dentro y fuera de casa, y que con el tiempo puedan realizar actividades consideradas como normales, pero que para ellos les pueden significar alguna dificultad.

“Con estos estudios se espera establecer medidas aplicables en estos niños, que sean confiables y rápidas y que permitan determinar si un tratamiento será o no efectivo, de modo que se pueda cambiar a tiempo y evitar la pérdida de los recursos económicos de las familias”, concluye el investigador.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 646 invitados y ningún miembro en línea