Enfermedades por garrapatas blandas estarían subdiagnosticadas
Minuto a Minuto

 

 

BOGOTÁ D. C., 15 de diciembre de 2020 — Agencia de Noticias UN-

Así lo señala el doctor Sebastián Muñoz Leal, médico veterinario de la Universidad de Concepción (Chile) y doctor en Epidemiología Experimental Aplicada a Zoonosis, invitado a la charla “Garrapatas blandas, fiebre recurrente en América del Sur y situación de esta enfermedad vectorial en Colombia”, organizada por el Grupo de Investigación Parasitología Veterinaria, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL).

Según el experto, Brasil sería el país con mayor documentación de casos de parasitismo de garrapatas blandas en humanos, las cuales causan están presentes especialmente en zonas rocosas y desérticas u causan desde lesiones leves hasta infecciones más profundas como la fiebre recurrente.

Estas garrapatas son ectoparásitos de la familia Argas, que utilizan como alimento a toda clase de vertebrados, voladores y no voladores, y que, a diferencia de las garrapatas duras, no presentan escudo dorsal, sino que su superficie corporal es irregular.

En su investigación, el doctor Muñoz recolectó diferentes tipos y especies de garrapatas en países como Brasil, Venezuela y Perú, y evidenció que las garrapatas blandas pueden causar “zoonosis” –enfermedades transmitidas entre animales y personas– como la fiebre recurrente.

Los síntomas de esta fiebre incluyen episodios febriles que se repiten en el tiempo y se producen a medida que la bacteria se replica en la sangre. Al momento de picar, la garrapata inyecta saliva que contiene una población de espiroquetas (bacterias con morfología espiral), la cual causan una infección local y luego se replican masivamente en la sangre provocando un episodio febril.

Estas bacterias tienen la capacidad de mudar su superficie de proteínas y evadir el sistema inmune. Aunque los picos vayan disminuyendo en su intensidad, la bacteria puede quedar infectando de forma crónica a los hospedadores alojados en el líquido cefalorraquídeo.

Pocos casos en Colombia

En 1906 Colombia fue el primer país de América del Sur donde se diagnosticó esta enfermedad, en las minas de esmeralda de Muzo, en Boyacá.

Otras investigaciones muestran la presencia de estas garrapatas en departamentos como Córdoba, donde se encontraron en el interior de las paredes de casas de bahareque. No obstante, aún se debe evaluar si están infectadas con las espiroquetas o no.

Estos artrópodos también se encontrarían en el Chocó, aunque después recorrer el territorio durante 10 días tratando de recolectar especímenes en casas y consultar con los habitantes, el doctor Muñoz y su equipo no hallaron más que garrapatas de perro, especialmente.

Según el investigador, es posible que una de las razones por las cuales no encontraron garrapatas blandas se debe a que esta enfermedad se puede confundir con otras prevalentes en esta zona, como la malaria. Sumado a eso, las características lluviosas y la sobreexplotación del terreno serían factores que alteraron su presencia, por lo que habría que explorar lugares más adentrados.

“Solo los ancianos recordaban que en épocas antiguas habían sido parasitados, pero lo asociaban con el chinche, y agregaban que esos los traían de otras localidades e infestaban las casas”, reseña el doctor.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 411 invitados y ningún miembro en línea