Bocachico sufre cambios genéticos por malas prácticas de repoblamiento
Minuto a Minuto

 

 

MEDELLÍN, 01 de diciembre de 2020 — Agencia de Noticias UN-

Este hallazgo sobre la especie endémica más representativa de la ictiofauna colombiana –considerada como recurso pesquero emblemático de la cuenca Magdalena-Cauca–, aparece en el estudio “Genética de poblaciones de peces de agua dulce Prochilodus magdalenae, utilizando loci microsatélites específicos de la especie”, que se desprende de la investigación “Variación genotípica y fenotípica de poblaciones de especies reófilas presentes en el área de influencia del Proyecto Hidroeléctrico Ituango”, adelantada por la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín y EPM.

“En bocachico ha habido un mal manejo de los repoblamientos, lo que ha cambiado algunas cosas en la población natural, específicamente en el Cauca; la idea no es cambiar lo que hay, sino tratar de preservar lo que se tiene”, afirmó la bióloga Edna Judith Márquez, profesora de la UNAL quien desde 2014 dirige varias investigaciones realizadas junto con EPM.

Explicó además que “el estudio evidenció que el bocachico P. magdalenae distribuido en los ríos Atrato, Cauca, Cesar, Magdalena, San Jorge y Sinú tiene coeficientes de consanguinidad altos que varían de 0,162 a 0,202, lo que significa que la diversidad genética de estas poblaciones no está bien”.

“Estos cambios no se reflejan en las características físicas de los peces. El nivel de consanguinidad incide en el deterioro o cambio de sus características, lo que a su vez impacta su capacidad de supervivencia o de reproducción”, agregó la docente.

El amplio estudio analizó 725 muestras de la confluencia de los ríos Cauca y Magdalena, desde el sector anterior a donde se construyó el proyecto Hidroituango hasta la desembocadura del Magdalena, incluyendo los ríos Atrato, Sinú, San Jorge, Cesar y afluentes, de ciénagas de sus llanuras aluviales y 40 peces juveniles de un criadero.

Los análisis identificaron que las poblaciones de bocachico constituyen una mezcla de stocks genéticos (unidades biológicas que forman un grupo de características similares) distribuidos de manera heterogénea a lo largo de los ríos estudiados, según un artículo de los investigadores Ricardo Landínez, Juan Carlos Narváez y Edna Márquez, publicado en la revista científica PeerJ (https://doi.org/10.7717/peerj.10327).

Políticas adecuadas de manejo

En los stocks, los investigadores identificaron uno altamente divergente en Chucurí, Puerto Berrío y Palagua, resultante al parecer de prácticas de repoblamiento con selección artificial o contaminación por químicos. Según la profesora Márquez, ello repercute en que bocachicos de esos sectores no se parezcan genéticamente a ninguno de los de los ríos Cauca, Magdalena, San Jorge, Nare, Sinú o Atrato.

Otro importante aporte del estudio fue el desarrollo de marcadores moleculares propios de la especie, especial para medir la diversidad genética de las poblaciones, monitorearlas y compararlas, ya que en Colombia los estudios genéticos poblacionales en peces son escasos, por lo que no son comparables. “Eso nos limita para saber si una población perdió la diversidad o no”, indica la docente.

Además permitirán medir la eficacia de repoblamientos, respaldar la implementación de políticas adecuadas de manejo del bocachico en su área de distribución, en concordancia con su estructura genética poblacional.

Entre 1978 y 2012 hubo una drástica disminución en las capturas por sobrepesca durante periodos migratorios, violación de legislación y alteraciones del hábitat, incluida la deforestación, desecación de ciénagas, contaminación por agroquímicos y químicos de actividades mineras, sedimentación y construcción de represas/hidroeléctricas, entre otros, lo que llevó a implementar normas estatales para el manejo y la conservación del bocachico, y a que entes territoriales y corporaciones autónomas centraran esfuerzos en la repoblación de poblaciones naturales amenazadas en los últimos 20 años.

Sin embargo, dichas actividades no se basaron en el conocimiento de la genética poblacional del bocahico, y por tanto se desconocen sus impactos ecológicos, genéticos y sanitarios por falta de monitoreo y regulación acuícola.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 884 invitados y ningún miembro en línea