Residuos de galvanizado se utilizarían en pinturas y cerámicos
Minuto a Minuto

 

 

MEDELLÍN, 04 de agosto de 2020 — Agencia de Noticias UN-

Estos son los objetivos del proyecto “Valorización ambiental, social y económica de las corrientes residuales del proceso del galvanizado en caliente”, que se adelanta mediante una alianza interdisciplinaria entre la empresa Galco y los grupos de investigación: Ciencia y Tecnología de Materiales; Bioprocesos y Flujos Reactivos; Economía y Medio Ambiente; Síntesis, Reactividad y Transformación de Compuestos Orgánicos; y Cemento y Materiales de Construcción, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín.

El trabajo interdisciplinario permitirá generar alternativas y nuevo conocimiento que se podrá aplicar en empresas de galvanoplastia, metalmecánicas y de tratamientos superficiales que usen ácido clorhídrico como decapante.

El proceso de galvanizado en caliente consiste en sumergir piezas de acero en un baño de zinc fundido, lo que crea una capa fina de zinc sobre la superficie que protege las piezas de la corrosión.

En Colombia lo utilizan especialmente empresas del sector eléctrico y de comunicaciones, y aunque inicialmente es más costoso, resulta más económico en el tiempo porque no requiere mantenimiento, una ventaja importante frente a la protección tradicional con pintura, que se debe reemplazar periódicamente.

Proceso contaminante

El galvanizado en caliente utiliza grandes cantidades de agua, energía y materias primas; además genera efluentes o residuos contaminantes, por lo que su desempeño ambiental es preocupante.

La etapa más crítica en este proceso es la de decapado, que consiste en remover óxidos de las piezas de acero mediante soluciones ácidas (generalmente ácido clorhídrico), lo cual genera sales que saturan la solución y hacen que pierda su capacidad decapante (solución ácida agotada), lo que hace necesario renovar la solución que la produce.

El cambio de soluciones ácidas representa grandes inversiones debido a la compra del ácido, además del costo del tratamiento de efluentes. Cuando las soluciones ya están agotadas, generalmente se utilizan métodos de eliminación de hierro mediante una precipitación química, en los cuales se produce una cantidad considerable de lodos con contenido de metales pesados que no se pueden llevar a los vertederos.

La contaminación con metales preocupa por sus impactos negativos en la salud humana y la seguridad de los ecosistemas. Por ello se plantean dos subproyectos de evaluación de alternativas que le darían valor agregado a los efluentes y residuos sólidos del decapado.

La profesora Luz Marina Ocampo, directora del Grupo Ciencia y Tecnología de Materiales y líder del proyecto, indica que la propuesta constituye una segunda etapa del proyecto “Red Unalmed para sostenibilidad ambiental”, en el cual se hizo un diagnóstico de efluentes y residuos generados en dos empresas del sector de recubrimientos metálicos.

“Basados en ese diagnóstico seleccionamos alternativas que se podrían valorizar y propusimos adelantar este proyecto en la empresa Galco, en cuya función unen las corrientes de efluentes de los procesos de decapado y galvanizado y las llevan a una planta de tratamiento, lo cual genera muchísimos lodos”, explica la experta en galvanoplastia.

Así mismo, comenta que “le propusimos a la empresa no mezclar esas dos corrientes sino separarlas, de manera que puedan recuperar los lodos y utilizarlos en diferentes usos; pretendemos convertir la corriente del decapado en óxidos de hierro que se puedan utilizar para fabricar pinturas. La otra alternativa es tratar residuos para fabricar materiales cerámicos”.

Así la empresa logra un proceso más eficiente y ahorra materias primas en el tratamiento de aguas residuales. Si esas corrientes se tratan por separado, es más fácil encontrarles un valor agregado a los subproductos o residuos que generan.

La profesora Ocampo destaca además que las aguas del decapado se puedan convertir en cloruro de hierro (III), muy utilizado en empresas de tratamiento de aguas residuales, incluso dentro de la empresa de galvanizado.

En Colombia funcionan 27 empresas de galvanizado en caliente, pero el proceso de decapado es utilizado por las empresas del sector de recubrimientos metálicos para eliminar los óxidos de esas superficies, de manera que los resultados del proyecto se podrían aplicar a muchas empresas del sector de recubrimientos metálicos en el mundo.

“Un plus del proyecto es el análisis de sostenibilidad, y se debe destacar la articulación del trabajo entre profesores, grupos de investigación y estudiantes de diferentes disciplinas. Además, este es un tema nuevo, en el que la interacción de la Universidad con la industria contribuye a que las empresas mejoren sus procesos, dando valor agregado a toda la cadena productiva, con sostenibilidad”, concluye la docente.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 489 invitados y ningún miembro en línea