La leyenda de Borges creció con su arte oral
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

BOGOTÁ D. C., 13 de septiembre de 2019 — Agencia de Noticias UN-

“A mitad de la vida él dejó de ser ese gran estilista, porque ya no tenía ni los ojos ni el tiempo para estar aplicado a la elaboración de cada frase”, aseguró el escritor colombiano durante la primera sesión del Seminario Borges 120 años, organizado por la Maestría en Escrituras Creativas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) con motivo de la conmemoración del nacimiento del autor argentino, quien jugó un papel fundamental en la renovación de la literatura de América Latina en el siglo XX.

Según el autor de El país de la canela, la pérdida de la vista le permitió a Borges –quien siempre había sido tímido, al punto de no dar conferencias– perder también ese terror escénico: “se fue convirtiendo en un gran maestro oral, empezó a dictar conferencias en toda su erudición y eso empezó a aflorar; ya no veía el rostro intimidatorio de este público que lo pone a uno nervioso, y su lenguaje se fue volviendo menos hermético y difícil, porque ese otro estilo exigía mucha atención”, explicó Ospina.

Y es que a pesar de la satisfacción que se puede encontrar en la riqueza y minuciosidad contenidas en las obras de la edad madura del argentino, no se trata de un estilo con el que sea fácil empezar a leer, una etapa en la que según el escritor Ospina se suelen buscar cosas más sencillas y fluidas, “cosas con menos filigrana verbal, no se quieren piezas de orfebrería”.

Por eso fue el arte oral de Borges de la segunda parte de su vida el que le dio su popularidad, dejando de ser solo el autor culto que fue durante la primera mitad de su vida, cuando solo lo leían los iniciados en la literatura y que a sus 45 años ya tenía veneradores en países como Francia y Alemania.

“La ceguera fue la que le trajo la popularidad y el éxito, porque gracias a las conferencias y a sus entrevistas –que son deleitables, maravillosas y muy formadoras– creció la leyenda de ese anciano ciego que era además un gran poeta y un gran erudito, que tenía detrás una obra admirable y extraordinaria en términos de los relatos y ensayos”, aseguró el escritor colombiano.

De esta manera Borges se convirtió en un doble fenómeno: el estilista autor de obras laberínticas, intrincadas y complejas, y el que buscó en la segunda etapa de su vida la sencillez en los relatos y la poesía, convirtiéndose con su arte verbal en un maestro más asequible que, según William Ospina, ya no necesitaba armar grandes metáforas del universo y un mundo literario hermético para transmitir emoción y sabiduría.

“Él trataba de bajarle volumen a su propio prestigio, decía ya en su vejez, ‘la gente me busca mucho y se interesa por mí porque como soy poeta y soy ciego piensan que soy Homero’”, recordó el escritor colombiano sobre el autor argentino, de quien hizo un recuento histórico alrededor del surgimiento de su obra literaria y su importancia para Latinoamérica.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 2338 invitados y un miembro en línea

  • Mino DBlanc