INCANTACIÓN
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

martinez garcilazo.jpgINCANTACIÓN

Por: Roberto Martínez Garcilazo*

(Para las Vidas Perpendiculares (Anagrama, 2008) de Álvaro Enrigue. Que fue presentado en el Auditorio Elena Garro de la Facultad de Filosofía y Letras de la BUAP, el pasado jueves 14 de agosto del 2008)

                Incantación. Utilizo la palabra deliberadamente. La traigo desde el Funes de Borges. Con esta palabra articulando con moroso deleite el discurso. Y con esta palabra también encabezo este texto que elogia las Vidas Perpendiculares de Álvbaro Enrigue. La lectura de las Vidas… de Enrigue fue una extraordinaria experiencia de felicidad; subyugado por su incantación, bajo el influjo de la belleza de su prosa armoniosa de resonancias líricas, escribo y leo estas palabras.

                Escribe Borges – en Funes, el memorioso—que  “Lo cierto es que vivimos postergando todo lo postergable. Tal vez todos sabemos profundamente que somos inmortales y que tarde o temprano todo hombre hará todas las cosas y sabrá todo”; escribe Borges que “recordar es un verbo sagrado”; escribe Borges que en el capítulo 24 del libro 7 de la Historia Natural de Plinio se registran como casos de memoria prodigiosa a Ciro, rey de los persas, que sabía llamar por su nombre a todos los soldados de sus ejércitos; a Mitrídates, que administraba justicia en los 22 idiomas de su imperio; y a Metrodoro, que profesaba el arte de repetir con fidelidad lo escuchado una sola vez.

                Tres mil años de recuerdos tenemos los hombres. Los mismos años que llevamos bajo el sol buscando nuestra identidad. Meditar  sobre la condición humana y sobre el sentido del mundo, a través de la escritura es un ejercicio ético en tanto confiere valor y significado a los actos del hombre. La literatura, para Álvaro Enrigue, es forma privilegiada de la compasión. Es corolario de la creencia en la unidad radical del yo con el otro. Es catálogo de la memoria universal del hombre.

                A partir del lenguaje se reinventa el mundo y el hombre que los habita. El hombre que los reinventa también se crea a sí mismo mientras escribe. Significar. Reinventar. Ordenar. Armonizar. Vislumbrar la belleza y subvenir el mundo. Escapar de la intolerable opresión de la vulgaridad del estatus quo a través de la instauración de la multiplicidad vicaria del hombre y de la unidad universal de su memoria.

                Las Vidas Perpendiculares de Álvaro Enrigue son una proposición poética: La vida del hombre son las innúmeras -400 escribiría el poeta- líneas que intersectan a la recta. Eusebio Rodríguez, Mercedes Loera, Jerónimo, Altagracia, Matilde, Indalecio, Miguelito, Octavio, Severo, Amelia, Fenicia, Tita, Quevedo, Pablo de Tarso, Cristo, Pilatos, Longinos, El príncipe Sidharta, Donatella Caraffia de Longorio y el caza monjes.

                Drama zen de la persecución del padre por el hijo  para asesinarlo recurrente a través de los ciclos del tiempo. Un hombre asesina a su padre para asumir su libertad. Metáfora radical de la soberanía personal.

                Los lugares se confunden en un mismo párrafo proponiendo la ubicuidad del hombre:  Marsia, China, Palermo, El Cerro de los Lobos, Jerusalem, Decápolis, Napóles, Ciudad de México.

                Todo es uno. El Yo es multitudinario. El hombre es milenario y la novela es forma del humanismo. Las Vidas Perpendiculares es obra prodigiosa de un endemoniado que posee, magistralmente, todas las vidas.

* Roberto Martínez Garcilazo es director de Literatura, Ediciones y Bibliotecas de la Secretaría de Cultura del Estado de Puebla, México. 

Más artículos de Roberto Martínez Garcilazo:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 716 invitados y ningún miembro en línea