MALDITO LIZALDE
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

martinez garcilazo.jpgMALDITO LIZALDE

Por: Roberto Martínez Garcilazo*

Eduardo Lizalde (14 de julio del 1929; Ciudad de México) es un caso singular en la historia literaria mexicana. Es un renegado, un apóstata que abjuró de los dogmas de su fe estalinista y, por medio de una brutal des-ilusión, instauró un mundo poético que bien podría nombrarse  –por oposición - el Jardín Maldito.

 

Normal 0 21 false false false ES-MX X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4  

 

Eduardo Lizalde es –fue- un relapso de la iglesia laica del comunismo, un infiel que renunció al opio de los intelectuales.

Es un poeta que, en el ámbito de lo simbólico, trasgredió  mediante una personalísima poética del mal  las instituciones sentimentales  y retóricas de su tiempo, al publicar, en 1970, El tigre en la casa.

Un poeta que bebió en las fuentes clásicas, en las  francesas y en las aguas ardientes del  Modernismo Mexicano (Ramón López Velarde, Efrén Rebolledo y, por supuesto, Manuel José Othón).

Después de su expulsión del Partido Comunista Mexicano, en 1960, Eduardo Lizalde inició el largo trabajo de instauración de su  nuevo mundo. 

            Una vez echado fuera del paraíso dogmático por los comisarios de la utopía, Eduardo Lizalde transformó radicalmente su poética. Transitó del expreso compromiso político  (La mala hora, 1956)  al malditismo (El tigre en la casa, 1970) a través de un profundo proceso de renovación –de transfiguración de sí mismo-   representado en Cada cosa es Babel (1966),  un poema de corte filosófico en el que el poeta, por medio de una reflexión sobre la relación del nombre y el referente redefine los nexos entre la palabra y la cosa, entre el hombre y el mundo, hasta arribar a la concepción de la poesía como instrumento de trasgresión y destrucción simbólica de la realidad.  Dicho con otras palabras: lo que no fue capaz de realizar la utopía, la poesía lo consumó.  

            Eduardo Lizalde se asumió, en su jardín vicioso, como un cínico Adán que nombró otra vez  las cosas, creando alrededor suyo un bestiario y una flora alegóricos con los que pobló, confirió nuevo sentido y humanizó violentamente el mundo. 

Eduardo Lizalde es un poeta maldito pero no es un marginal, toda vez que actúa desde el corazón mismo del status quo cultural.  Recordemos: además de ser Premio Nacional de Letras y Lingüística (1988), es director de la Biblioteca de México José Vasconcelos y miembro de la Academia Mexicana de la Lengua. 

            Recordemos también que Walter Muschg(1) al referirse a los poetas malditos, afirmó que, después del Romanticismo “(…) La enemistad del artista contra el burgués se hizo mortal. El artista perdió sucesivamente el derecho de ciudadanía exterior e interior en la sociedad y pasó a ser un parásito, un fugitivo que debía contar con su ajusticiamiento (...) Fugitivos de la clase burguesa, los artistas aparecieron ahora junto a los resignados. Prefirieron la proscripción e inventaron la existencia secreta en el seno de las grandes ciudades modernas. A sus ojos el anatema del ridículo o de la criminalidad era el título de nobleza que distinguía al poeta en una época agonizante (...) En las grandes ciudades, sobre todo en París, este santuario de la libertad artística, se reunió todo lo que no quería someterse al desencantamiento del mundo (...) En esta sima, los poetas fueron los primeros que expresaron la corrupción inconmensurable de Europa  y señalaron lo desesperado de su situación.

            Hoy cumple ochenta años        el poeta que en su adolescencia vivió en el barrio de San Francisco cinco años que fueron  –son palabras suyas- una de sus grandes tragedias.  El próximo domingo 19 en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes le rendirán homenaje Ernesto de la peña, Vicente Quirarte y Evodio Escalante.

            Celebro el aniversario del maestro, alzo mi copa y cito sus versos –son   del Cave Carmen: Quien tentado sea por el demonio de las musas, / y en especial por la helénica Polimnia, / justamente olvidada / y se ponga a producir poemitas, / corre el riesgo seguro de nunca alcanzar gloria, / mucho menos fortuna. / Sólo en extraños casos lo consiguen / algunos elegidos, / y casi siempre por razones / ajenas a la literatura. / (…) ¡Alto, poetastros, cuidado con el verso! / porque muerde mas fuerte que los canes.

 

1.Muschg, Walter. Historia Trágica de la Literatura

*Roberto Martínez Garcilazo es poeta y escritor poblano, director de Literatura, Ediciones y Bibliotecas de la Secretaría de Cultura de Puebla. 

Más de Roberto Martínez Garcilazo:   

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 166 invitados y ningún miembro en línea