VENCER AL ÁNGEL
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

martinez garcilazo.jpgVENCER AL ÁNGEL

Por: Roberto Martínez Garcilazo*

El poema que reproduzco, después de estas líneas, aparece en el tomo X de las obras de Alfonso Reyes –infinito, oceánico, insuperable- que publicó el Fondo de Cultura Económica, en el volumen que lleva por nombre Constancia Poética:

JACOB 

Noche a noche combato con el ángel,

y llevo impresas las forzudas manos

y hay zonas de dolor por mis costados.

Tiemblo al nacer la noche de la tarde,

y entra sed de cuchillo por mis flancos,

y ando confuso y temeroso ando.

 

Normal 0 21 false false false ES-MX X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4  

 

Quiere correr a consunción mi sangre

y aunque se que en su busca me deshago,

otra vez lo persigo y lo reclamo.

Bajo las contorsiones del gigante,

aullo a veces –oh enemigo blanco-

y dentro de mí mismo estoy cantando.

¡Oh sombra musculosa, oh nube grave!

Derrótame una vez para que caiga,

o de una vez rómpeme el pecho y ábreme

entre los dos reflejos de tu espada.

En este poema está contenida una parte significativa de la poética de Reyes: la escritura poética como una lucha contra lo supra humano, como una lucha contra el ángel. Sin duda la descripción excelente de este combate está -¿dónde más?- en el Génesis:

Y un hombre luchó contra él hasta que amaneció. Viendo aquel hombre que no podía vencer a Jacob, le dijo: Deja de luchar contra mí, pues ya comienza a amanecer. Jacob respondió: no te daré paz, hasta que me toque tu gracia. El hombre dijo entonces: te la concedo, te doy la gracia,  porque si contra Dios has sido fuerte, entre los hombres más aún lo serás.

El tópico del origen del escrito poético fue abordado –entre otros- en el siguiente conjunto de pareados que lleva por inequívoco nombre el de Arte Poética (Éste al igual que Jacob fueron escritos por A.R. en París, en 1925):

1

Asustadiza gracia del poema:

flor temerosa, recatada en yema.

2

Y se cierra, como la sensitiva,

Si la llega a tocar la mano viva.

3

-Mano mejor que la mano de Orfeo,

mano que la presumo y no la creo,

4

para traer la Eurídice dormida

hasta la superficie de la vida.

 

Está presente, en estas composiciones, la temeraria idea –siempre denostada y jamás vencida- de que el poeta es creatura que comercia con lo sagrado y en ese trato expone –en pago por el terrible toque del ángel- su cordura y su vida social misma. Y, en complemento, que otros son los metros para mensurar la vida de los tocados por la gracia. Anónimo lector mío, hasta aquí, por hoy basta.

Normal 0 21 false false false ES-MX X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

* Roberto Martínez Garcilazo es director de Literatura, Ediciones y Bibliotecas de la Secretaría de Cultura del Estado de Puebla, México. 

Más de Roberto Martínez Garcilazo:  

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 2092 invitados y ningún miembro en línea