La diversión en Puebla entre 1929-1940
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

jorge alberto duranContinuando con los relatos sobre la vida cotidiana desde las vivencias relatadas por Don Julián a un servidor, en este artículo hablaremos sobre los juegos infantiles y los deportes en la década de los 30’s. Es importante tomar en cuenta que para ese momento, no había televisión y mucho menos computadora, así que la diversión tiene otro estilo y juega un papel importante en la socialización de las personas.

El tiempo libre, ya sea después de la escuela o el trabajo, es ocupado de distintas maneras y aunque pudiera denominarse como un periodo improductivo económicamente, en realidad en ese lapso se esta produciendo y reproduciendo una cultura, una manera de ser y de hacer.

a) Juegos Infantiles

Los juegos infantiles, los pasatiempos para adolescentes y adultos, los deportes, van creando un estilo de vida y una identidad entre el grupo social, al efectuarse estas actividades la persona se va interrelacionando con su gente, se van aprendiendo y aprehendiendo formas y normas de conducta, en fin, se va obteniendo un lugar dentro del grupo de amigos, vecinos y familiares.

Los juegos infantiles tienen una verdadera relevancia dentro de la vida personal, son realizados en grupos, existe la competencia en donde se ponen en juego habilidades y destrezas que el niño va adquiriendo al mismo tiempo que las reglas, no sólo del juego sino del grupo de amigos.
“... nuestra diversión de niños, que hoy se ha perdido, eran las matatenas, que eran los huesos de los chabacanos, pa’ nosotros era un tesoro tener una bolsa de huesos de esos, ¿no?...Para jugar trompo tenía usté que ser muy vivo, saber jugarlo,... se jugaba 4 personas o cinco, si usté perdía seguro que su trompo de usté lo recogía de puras astillas porque lo rompían...”

Estaba el balero, si uno no tenía dinero para comprarse uno de madera con un bote de salmón que son largos, con eso y un palito y un cordón era feliz uno...

Otra diversión de nuestra época fueron los aros que sacaban de las llantas, y con eso y un palito, ya cuando teníamos un poquito más de noción, de ser más vivos, amarrábamos cuerdas alrededor y metíamos corcholatas aplastadas para que sonara bonito, esa era la época de nosotros...

Había palomillas, pero la palomilla era pa’ jugar al toro de estoque, al burro castigado eso era lo que era nuestra diversión de niños, no se usaba que el chamaco fumara un cigarro, no, nada de eso, ya le digo a usté. Se llamaba el burro que tú te agachabas y el otro venía corriendo y brincaba sobre ti (y cada brinco era una especie de verso)... y el que perdía en el pique es el que se ponía de burro, ya le digo a usté...esa era nuestra diversión porque no había otro modo de jugar, ya le digo... pelotas que hacíamos de hilo de los calcetines de pupa, porque eran de puro hilo, ya que se obscurecía, las mojábamos con petróleo y las prendíamos y ahí andábamos en la calle tirando la pelota, claro que jugábamos libremente porque no había coches, la calle de la 7 norte todavía era empedrada, ¿que coches podían pasar?, ya le digo a usté, era muy bonito...cada época tenía...su juego, si venía el tiempo de febrero o en octubre con bastante viento eran los papelotes, venía el tiempo de las canicas, en mayo venía el tiempo de las matatenas...”

Jugábamos a las canicas, se le nombraba a un triángulo Ron  y eran rones de hasta 200 canicas y cuando se nos prendía lo loco echábamos “leva” y nos robábamos las canicas que estaban ahí,...nos íbamos a nadar a la 22 poniente, arriba donde está la termoeléctrica había 3, 4 pozas ...que se llamó Cuatro Caminos...así largas, ahí nos íbamos a nadar todos los chamacos, ya de regreso, en ese tiempo empezamos a robar los elotes...

Todos estos juegos han ido desapareciendo, casi no se ven entre los niños, han sido desplazados por otros juegos y por la televisión quedando en el folklore y la memoria popular.

Ya cuando se era más grande, la diversión era el billar
“...(en San Luis) hubo un billar, el dueño se llamaba Cocoleche, ese billar dilató como unos 8, 10 años y nunca cerró sus puertas de día, de noche, todas las 24 horas estuvo abierto...se iba usté a meter ahí, a descansar, a ver como jugaban, fíjese que bonito era el juego...(el billar era un centro) de diversión sana que la gente de esa época, la gente mayor, siempre tomaba por vagos - que no malviviente- a la persona que estaba en el billar todos los días, eso era, era bonito”

b) Deportes

Otra de las diversiones que llamaban la atención, aunque no a Don Julián, era la lucha libre


“...el cine Constantino tiene muchísima historia porque ahí fue la cátedra de la lucha libre, en esa época del 35 la gente iba a la lucha libre, diga usté que iba a la opera, todos de traje, las mujeres con... blazer, estilo sastre, de abrigo, parece que iban a la ópera pero era lucha libre, prácticamente la persona que iba a la lucha libre en ese tiempo se sentía realizada, era un espectáculo muy bonito para ellos... eran menos espectaculares, hoy es ya más espectacular la lucha, porque en ese tiempo era raro ver que se salieran de las cuerdas, hoy vuelan como pájaros, ¿no?,... lo que nunca ha tenido éxito en Puebla ha sido el box, nunca ha subido,... no ha tenido auge en Puebla...aquí se inauguró una arenita chiquita en la 16 de septiembre, ha de ser la 7, la 9, se llamaba Centro Obrero, hacían box el domingo; ya después hubo un licenciado que hizo box en el Juventud Revolucionaria también, no tuvo éxito; después en la Sección 21, unos jacalones de la estación del Interoceánico ahí también hicieron box; después vino un promotor de Pachuca, el señor De la Mora, medio lo levantó en la cancha de San Pedro, hicieron la arena, ...ora no hay box, no hay nada, todo se acabó.”

El periódico nos da algunos nombres de las estrellas de esa época: en box esta Chong Yi, Joe Castellanos, Jimmy El Pulpo, Luis Nuñez, Jaqui Joe, Charlie Heard. De lucha libre están: Eric Bouloff, Gilberto Gómez, Raúl Romero, Tony Canales, Billy Hallas, Firpo Segura, por mencionar unos .

El deporte que más atrajo a Don Julián y a mucha gente de los años 40 fue el béisbol, considerado de alto nivel, por tal motivo mucha gente lo jugaba (en ese entonces no había tanto fútbol). Para la Colonia Santa María los campos más cercanos estaban en Los Ídolos (de la 48 a la 52 pte. entre la 9 y 11 nte.) un parque de puros “alcanfores”, había otros por la 17 norte y 22 pte. denominado La Receptora; otro en la 25 pte. entre la 15 y 17 sur, todos ellos para que la gente jugara. Ya para el juego profesional había uno en la 11 sur y 37 pte. frente a la Garita de Amatlán.
“...Siempre se ha jugado mucho béisbol en Puebla,...¿que fútbol, ai que? ¡béisbol! Todos eran beisbolistas...”

Se practicaba dos veces por semana y los domingos se hacían los juegos oficiales en torneos organizados por casas de artículos deportivos.
“...Sí, se llamaban campionato, un campionato que lo hacia una tienda de artículos de deportes que se llamó Deportes Macedo, que... estaba... donde está la tienda Rodoreda en la 5 de mayo (entre 2 y 4 oriente),...se suscribía usté al campeonato, nomás era comprar la pelota allá, y ya se hacía el rol de juegos para jugar cada 8 días...varias veces ganamos un trofeo, porque esa era la ilusión de todo el equipo... pos sí defendía al equipo pero a veces no iba la familia porque el mexicano somos muy picardientos, todo lo arregla con leperadas...”

Sin embargo, y a pesar de ser muy popular, pocos equipos tenían uniforme, pues nadie los patrocinaba.
“Jugábamos con un pantaloncito ahí usado y una sudadera para irse a jugar béisbol...”

El triunfo se celebraba como hoy, tomando, sólo que en ese tiempo era diferente.
“...Lógico ¿no? si ganamos, porque ganamos: pulquito, si perdimos, porque perdimos: pulquito, ton’s en ese tiempo lo que se tomaba era mucho pulque no tanta cerveza, pulque; ve usté que se acababa el partido ya se iban a meter a la pulquería o a los encierros, ¿no?.”
El estadio Zaragoza, construido por el Gobernador Ing. Betancourt, fue dedicado al béisbol profesional de alta calidad.
“...Yo sin llegar a equivocarme pues era más que triple A, fíjese todos los jugadores americanos de color venían, se venían a refugiar al béisbol mexicano, todos los grandes peloteros cubanos para México, aquí venía mucho americano de color, que fácilmente en ese tiempo hubieran llegado a las ligas mayores, fácil ¿no?...nomás se jugaba jueves, sábado y domingo, eran los únicos días de béisbol, pero también se acabó la calidad...tuvimos a los Pericos de Puebla y a los Cerveceros, dos novenas tuvimos, hoy ni una novena tenemos...”

Del fútbol poco nos cuenta Don Julián pues en ese entonces no gustaba tanto y por supuesto había pocos lugares para practicarlo.
“...Se jugaba poco fútbol...en la 11 sur, como en la 15 hasta la 21 había campo de fútbol grande que se le nombraba España-Asturias o Asturias-España, era de españoles, ahí se jugaba fútbol, estuvo el campo del Mirador (25 ote. entre 10 y 14 sur) el campo de fútbol profesional, esos campos los hicieron la colonia española y trajeron el fútbol pero después no se por qué se retiraron y ya no regreso el fútbol porque quemaron el campo... ya nos quedamos sin fútbol, entonces ya de ahí vino que hicieron el Parque España para ellos, aí lo hicieron...”

*Jorge Alberto Durán Ramírez es profesor de Educación Física, licenciado en Historia, aprendiz de artista. Le gusta la música folklórica latinoamericana, que interpretó hasta antes de casarse; gusta de escribir cuento y teatro, actividad que inició después de casarse. Creyente fervoroso de que el amor es el motor del mundo, lo practica antes y después de casarse, la mayoría de sus escritos versan sobre el mismo tema: El amor

Más de la obra de Jorge Alberto Durán Ramírez:

next
prev

Hay 706 invitados y ningún miembro en línea