Un padre
Minuto a Minuto

 

 

specia2.jpg- INTELIBELLEZA-
Un padre
Isabel Specia Cabrera*

 

“Se puede abandonar un auto, una casa, un animal, pero ¿a un hijo….? Decía una mujer a su esposo hace unos días en alguna de las tantas filas que uno hace en esta gran ciudad para recibir un servicio. A mi mente llegó una pregunta ¿quién abandona un hijo? Y entonces, como torbellino llegaron a mi sentido las muchas noticias que a diario se escuchan en los medios de comunicación y que giran en torno al abandono de niños recién nacidos en las iglesias, basureros, a la puerta de un hospital, en la terminal de autobuses, en el metro, en fin cualquier lugar es bueno para abandonar a un hijo y de manera general ha sido una madre quien cometió la fechoría y entonces, ¿dónde estaba el padre de la criatura?



La persona dueña de la frase se refería claramente a un padre, que tras el nacimiento del hijo había abandonado a la esposa y por ende al pequeño. 

¡Qué extraño! pensé, tiene razón, cómo es posible que un padre, por no querer a la madre abandone al hijo, es inaudito, cruel, vil, sin embargo en este país es tan común como todo lo que pasa culturalmente en el mismo.

Junio, mes del padre.

Quiero llegar, de alguna forma, al corazón de todos aquellos que tuvieron la dicha de ser padres, de haber sido parte de la creación de un nuevo ser, de compartir su sangre, sus genes y hasta su carácter con él. No importa si no lo vieren nacer, crecer, si no fueron parte de su primer “papá” o de sus abrazos y besos de niño o de sus tropiezos al caminar con unos cortos pies y lleno de temor, no importa si no llegaron a ver su primer sonrisa o si no compartieron aquel triste momento de dejarlo frente a las puertas de la escuela para que pudiera formarse académicamente, o tal vez si no fueron parte de sus primeras buenas o malas notas, del primer diente en la ventana para que el ratón lo cambiara por unas monedas, o de su primer novio o novia, de sus gustos y aficiones, o tal vez no lograron o pudieron asistir a su graduación, boda, quince años, en fin un millar y más de momentos que se viven al lado de un hijo.

El ser padre, no implica sólo contribuir a la creación de un ser. Padre es aquel que volcará el mundo, cambiará su forma de pensar y de sentir, tornará sus salidas con los amigos por un partido de fútbol con el hijo o jugar a la comidita con la hija. Es aquel ser que con sus actos llevará de la mano a sus hijos a ser hombres honestos y comprometidos con la vida, un padre es aquel que con un abrazo cura todo sentimiento negativo que los hijos llegan o llegamos a tener.

Un padre es el brazo fuerte que sostiene a los hijos para que puedan escalar alto, muy alto y si un padre falta no habrá mujer en el mundo que pueda sustituirlo, no importa el gran esfuerzo que muchas hacen por lograrlo, un padre siempre será insustituible. Y no es necesario ser parte de la familia, pues se puede dejar de amar a la esposa o compañera o madre del hijo, pero jamás, jamás, jamás deberían dejar de amar a sus hijos y sobre todo de ver por ellos. Finalmente los niños y las niñas no pidieron venir al mundo.

Ser padre es mucho, pero mucho más que sólo el disfrutar el momento de hacer un hijo.
 
 
* Isabel Specia Cabrera es periodista, académica y escritora mexicana radicada en el Distrito Federal. 

 

Más de la obra de Isabel Specia Cabrera:

next
prev

Hay 941 invitados y ningún miembro en línea