Jungla de microbios al acecho ( cuento infantil)
Minuto a Minuto

 

 

¡Jungla de microbios al acecho!

De: Gloria Carrasco Oropeza

Eran las doce de la noche y  se escuchaba un ruido extraño en el baño… Eran 3 cepillos dentales que se encontraban reunidos… Si señor, así mismo era…
Cepillín Azul, Cepillina Rosa y Cepillito Amarillo discutían sobre un tema muy, pero muy importante: el cuidado de los dientes de los niños de la casa.


-El objetivo de esta reunión -dijo Cepillina Rosa- es evaluar cómo estamos haciendo nuestro trabajo y ver cómo lo podemos mejorar.


-Propongo comenzar diciendo cómo nos sentimos en nuestro trabajo -dijo Cepillín Azul, que era el más grande.


Y así uno a uno fue expresando sus sentimientos


-Voy a comenzar, dijo Cepillín Azul, estoy feliz porque Alfredito ya tiene el hábito de la higiene bucal… me usa después de cada comida y por eso cuando limpio sus dientes y su lengua, su boca está fresca como una menta. 


-Se cepilla de arriba abajo, por dentro y por fuera y en sus muelas hace un movimiento circular que me da cosquillas…. Jajaja…


-Y cuando come dulces, si no tiene su cepillo cerca, se enjuaga la boca con agua.


-Además –agregó-, después de cepillarse usa a nuestro amigo el hilo dental y su boca queda impecable.


Sin duda, Cepillin Azul estaba muy orgulloso de Alfredito.


-¡Qué bueno! -dice Cepillina Rosa-, la verdad es que yo no sé con qué me voy a encontrar cuando voy a limpiar la boca de Rosita…


- A veces sólo me toca barrer unos pocos desperdicios, pero otras, pasa dos o tres días sin cepillarse y me tengo que enfrentar a una placa pegajosa invadida de microbios… que Uhhhh, ¡me da asco! Y cuando come dulces y no se cepilla, esa placa se pone peor….


-La verdad, estoy preocupada por Rosita, agregó


-A mí me pasa algo muy grave, -dijo Cepillito Amarillo-, porque con Juanito me tengo que enfrentar a un aliento dragonezco y a una jungla de microbios que hay en su boca… ¡Estoy que renuncio!


 -¿Y vives esto todos los días? -preguntó Cepillín Azul.


-¡No que va!, Juanito pasa hasta una semana sin cepillarse y mientras más días pasa yo más tiemblo, porque la jungla de bichos es más grande y su aliento peor!


Bueno, bueno- dijo Cepillìn Azul-, hay que darles una oportunidad, son pequeños y están aprendiendo a cuidarse…


-Ellos no saben que en sus bocas viven esos microbios que parecen unos monstruitos y son tan, pero tan pequeños…, que solo pueden verse con unos lentes especiales que se llaman microscopio -agregó Cepillín Azul.


.Los niños tampoco saben que cuando han pasado unas 6 horas sin cepillarse ya  la cantidad de monstruitos se ha multiplicado… y cuando son muchos atacan los dientes y producen mal aliento.


- Si los niños no se cepillan bien -dice Cepillina Rosa-, los monstruitos se quedan escondidos entre los dientes y en su lengua…


-Los niños necesitan entender por qué si no se cepillan o no lo hacen bien, crecen más monstruitos -dijo Cepillito Amarillo.


-Si -dijo Cepillín Azul-, hay que explicarles que en los restos de comida que quedan en la boca se reproducen y alimentan los monstruitos… sobre todo cuando han comido dulces… ¡A los monstruitos les encantan los dulces!


- Con los restos de comida y sobre todo con los dulces se forma en la boca una placa pegajosa donde viven a gusto estos monstruitos. Se llama placa dental -agregó.
-Además, estos monstruitos  producen un ácido terrible que deteriora los dientes y puede generar una caries… o sea, un agujero  que al crecer produce dolor y se puede perder el diente afectado…


-Si los niños supieran esto no se les olvidaría cepillarse o no se cepillarían de prisa, dejando residuos de comida en su boca -dijo Cepillito  Amarillo.


-Si -dijo Cepillina Rosa-, deben saber que a los monstruitos no se les olvida reproducirse y hacen muy bien su tarea de producir ácidos… ¿Cómo vamos a ayudar a los niños?
-¡Tenemos que informarles todo esto! -dijo Cepillito Amarillo.


-No se preocupen -dijo Cepillin Azul, cuando ya era la hora del amanecer-, el Ada Madrina de cada uno de estos niños se ha encargado de que nuestros mensajes entren en su sueño….


Ya eran las 8 de la mañana, se veía a los niños, cepillándose cuidadosamente sus dientes y disfrutando de  esa sensación de limpieza que quedaba en su boca…
 -Ahhhhhh, siento mi boca como la brisa que corre por un jardín lleno de flores con exquisitos aromas, decía Rosita, extasiada y feliz.


¡Si la jungla de microbios está al acecho, nosotros seremos los soldados de la limpieza para combatirlos! -dijo Alfredito al ver el entusiasmo de sus hermanos en el cuidado de sus dientes.


Juntos iban a la escuela entonando esta canción:
Cepi cepi cepillando
nuestros dientes con cuidado
los microbios venceremos
y mas fuertes creceremos

Cepi cepi cepillando
con frecuencia y entusiamo
llegaremos a viejitos
con los dientes completicos

Cepi cepi cepillando
nuestros dientes cada dia
estaremos demostrando
el amor por nuestra vida

Los cepillos se miraron con complicidad, sabiendo que de aquí en adelante su labor sería más efectiva.


Y colorín colorado… ¡nuestros dientes se han salvado!

next
prev

Hay 783 invitados y ningún miembro en línea