La poesía a través de la historia . Parte I
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

La Poesía a través de la historia

Primera parte

 

 

Guadalupe Martínez Galindo*

 

 

 

INTRODUCCIÓN

 

Épocas y Movimientos de la Poesía a través de la historia.

 

La Edad Media.- Comprende del siglo V al XV, la mayor parte de la población era analfabeta, con independencia del nivel económico. En consecuencia, el mensaje literario no se transmitía a través de la lectura individual, sino mediante la audición colectiva. Buena parte de la literatura de la época está escrita para ser recitada o cantada y, por tanto, está condicionada por el fenómeno de la oralidad.


La transmisión oral de obras literarias era función de los juglares. A veces poetas, músicos, y a veces actores, danzantes o saltimbanquis. Los juglares actuaban tanto en las calles y plazas de las poblaciones, como en los salones de los castillos, y entretenían por igual al pueblo llano y a las clases privilegiadas.

El autor medieval valoraba la originalidad artística de un modo muy diferente a como hoy en día se valora. Desde el punto de vista medieval, el escritor debía apoyar sus juicios y opiniones en autores y otras de la Antigüedad (Aristóteles, Platón, la Biblia), que constituían la llamada autoridad "auctoritas". La estricta sujeción a las fuentes era, por tanto, una exigencia para cualquier escritor. Alfonso el Sabio y su sobrino fueron de sus principales exponentes

 

El Renacimiento.- Renacimiento significa resurgimiento de algo. En este caso significa un nuevo resurgir de la cultura grecolatina que se había olvidado tras la caída del imperio romano. Este movimiento social, artístico y literario surgió en Italia pero se extendió por toda Europa.

 

La época llamada de EL RENACIMIENTO abarca de 1406 cuando en España reinaba Don Juan II y 1516, cuando gobernaba Carlos V. Época de grandes e importantes cambios: la unión de Aragón y de Castilla, la reconquista del reino de Granada trayendo como consecuencia la unificación territorial; se fortalece el poder real y surge el absolutismo; sobreviene el descubrimiento de América y se instituye la Inquisición.

 

Prosperan la literatura y las artes, se crean universidades, se introduce la imprenta por lo que los libros se multiplican y difunden. Se rescata el conocimiento antiguo y se hacen nuevas ediciones griegas, romanas e italianas.   Comienzan a ser gustados y conocidos Dante y Petraca, poetas italianos. Hace su aparición el endecasílabo, versos de arte mayor y de arte menor y surge poesía muy refinada, siendo distintivo de la alta sociedad cultivarla con gran apego a la preceptiva literaria. En prosa surgen nuevos géneros. Nace la novela y florece el teatro.

 

El Renacimiento clarifica el ambiente para dar paso al Siglo de Oro de la Literatura.

 

Las composiciones poéticas llamadas ROMANCES no se olvidan, se forman con ellos varios ROMANCEROS de gran valor histórico y de genuino carácter español.

 

Poesía que en sus orígenes fue de diez y seis sílabas con un hemistiquio separando ocho para hacer pausa. Por ejemplo:

 

Cabalga Diego Laínez – al buen rey besar la mano

consigo se los llevaba – los trescientos hijosdalgo

entre ellos iba Rodrigo – el soberbio castellano.

 

Algunos, sobre todo los más antiguos no cuidaron mucho la métrica que puede ser de siete o nueve sílabas, pero así se respetaron. Los que han llegado hasta nuestros días fueron escritos antes de la segunda mitad del siglo XV y se clasifican según su época de la siguiente manera:

 

ROMANCES VIEJOS.- Los del siglo XV y principios del siglo XVI

 

ROMANCES ERUDITOS.- de origen popular siglo XVI Y XVII

 

ROMANCES VULGARES.- los difundidos por la clase ínfima de la sociedad del siglo XVII en adelante.

 

Algunos de estos últimos fueron traídos por los conquistadores a México y fueron la versión original de lo que después fueron LOS CORRIDOS.

 

De acuerdo con los asuntos de que hablan los ROMANCES pueden ser:

 

HISTÓRICOS.- Que relatan sucesos ocurridos realmente a personas, pueblos o países. Son los más abundantes.

A esta época se le ha llamado Siglo de Oro; pero parece más apropiado el nombre de Edad de Oro ya que ocupa casi dos siglos: el XVI y el XVII.

Para los mexicanos fue la época de la conquista y colonización donde la cultura de dos razas se fusionó para dar identidad propia a nuestro mestizaje, en el que tienen mucha importancia los evangelizadores que fueron sus artífices. Fray Pedro de Gante funda la primera escuela, se establece la primera Universidad de América en México, se echa a andar la primera imprenta y nace la historia y la filología de nuestro país.

 

En España alcanza la preponderancia política Castilla y es el foco de su civilización, el castellano se instituye como lengua nacional, surgen las reglas gramaticales, conquista y se difunde por el mundo. Se cultivan las artes y las ciencias, prospera el humanismo, se estudian profundamente las lenguas y literaturas clásicas, alternándolas con modelos italianos. Se enriquece la métrica española adicionándole nuevas formas, se asimilan, se exigen y dan origen a auténticas creaciones.

 

Surgen extraordinarios poetas españoles, latinos, italianos y místicos de bella expresión. Es el cenit de España en cuanto a poderío político, económico y cultural. La poesía recibe una saludable influencia italiana que la mejora, sin perder sus bases greco latinas.

El Renacimiento supuso un importante cambio social y cultural respecto a la Edad Media, muchos fueron sus exponentes: Garcilaso de la Vega, Góngora y Quevedo.


El Barroco fue un periodo de la historia en la cultura occidental que produjo obras en el campo de la poesía que abarca desde el año 1600 hasta el año 1750 aproximadamente, es un movimiento artístico y cultural dominante en el Siglo XVII caracterizado por una evolución de las ideas Los poetas barrocos del siglo XVII, siguieron mezclando estrofas tradicionales con las nuevas, así cultivaron el terceto, el cuarteto, el soneto y la redondilla. En México, exponente principal Sor Juana Inés de la Cruz.

 

El Romanticismo es el movimiento que toma como centro al burgués. El concepto de imaginación como facultad creadora nace con los románticos y abre camino a la literatura contemporánea, proclaman el imperio de la naturaleza y el sentimiento. El poeta es visto como un vidente que integra conocimientos de la realidad exterior con sus sensaciones internas para dar una imagen diferente del mundo. Uno de sus principales exponentes fue el francés Víctor Hugo y el español Gustavo Adolfo Bécquer. Muestra una clara tendencia a manifestar el estilo de la Edad Media.

 

El parnasianismo, movimiento nacido también en Francia alrededor de 1850, se caracterizó por el afán de renovar la expresión de perfeccionar la forma, que debía ser implacable, bella, escultural y de líneas muy puras. Era necesario evitar el sentimentalismo, la nota íntima y el desliz emocional. El poeta era un artífice de la palabra, conocedor de todos los recursos de la lengua y el verso. Se ponía el acento en las rimas suntuosas, el vocabulario fulgurante, el rigor y el equilibrio José María Heredia, cubano fue de sus principales prototipos.

 

En el simbolismo, nuevamente Francia renueva la creación poética, se opone al verso helado del Parnaso y a la frialdad concreta del realismo. Un verso algodonoso, envuelto en niebla, un nuevo enfoque subjetivo de la realidad, pero de un subjetivismo que traduce estados imprecisos y desviados. La poesía simbolista es hermética, misteriosa, elegante, aristocrática, y por lo tanto, antipopular.

Es poesía para elegidos, de evasión de la realidad,   se revaloriza la intuición y el intimismo, descubre las emociones sugiere por medio de analogías, alegorías y símbolos. Reclama una visión del mundo como misterio. El poeta hace de su obra algo "sugestivo" que penetra en los dominios del ensueño.

 

El Modernismo surge casi simultáneamente con el de la Generación del 98, bajo el liderazgo de Rubén Darío, la poesía musical y plástica que agilitaría los metros tradicionales (tal el caso de Alejandrino) y crearía metros nuevos, se caracteriza por metáforas audaces de sorprendente elaboración, con su rica temática y la musicalidad de sus versos, irradia desde los círculos literarios argentinos hacia todo el continente americano.

El movimiento modernista propiamente dicho que abarca desde 1888 hasta 1920, se desarrolla cuando la sociedad capitalista entra en la era de consumo y derroche, cuando los avances científicos y tecnológicos creaban una ilusión de progreso. Este movimiento fue la reacción artística e intelectual, que buscaba separarse de la sociedad burguesa a través del arte.

 

En la Generación del ’98, el poeta busca verdades mas que bellezas, Camina sueño adentro, atravesando su mundo interior. El poeta de esta generación se caracteriza por ser antirretoricista. En este período se busca el enriquecimiento de la lengua partir de las raíces etimológicas, se opone al verso helado del Parnaso y a la frialdad concreta del realismo. Un verso algodonoso, envuelto en niebla, un nuevo enfoque subjetivo de la realidad, pero de un subjetivismo que traduce estados imprecisos y desviados. La poesía simbolista es hermética, misteriosa, elegante, aristocrática, y por lo tanto, antipopular. Su influencia fue exclusivamente en la península ibérica. Es poesía para elegidos, de evasión de la realidad, que solo se le comprende a través de enigmas y de zonas de silencio y misterio.

 

Generación del 27.- se conoce a un conjunto de poetas españoles del siglo XX que se dio a conocer en el panorama cultural alrededor del año 1927, empezando con el homenaje a Luis de Góngora que se realizó en ese año en el Ateneo de Sevilla por el tercer centenario de su muerte y en el que participó la mayoría de los que habitualmente se consideran sus miembros. Se unieron por ser amigos y compartir estilos semejantes y desear una renovación.

Al grupo literario que sucedió a los modernistas y a la Generación del 98, que se caracterizaba por su clara orientación europeísta y su concepción del arte como un área separada de lo social y lo político y que rompen tanto con la temática, como en las técnicas expresivas del Romanticismo y Realismo.

Los rasgos fundamentales de este movimiento literario son dos: la expresión de lo subjetivo, por lo que se caracterizan por el uso de la metáfora; y la precisión conceptual, que pone de manifiesto la sólida formación intelectual de los integrantes de este grupo.

En esta situación de cambios sociales políticos, empiezan a aparecer jóvenes poetas que no encuadran en los grupos existentes, cada uno de sus miembros posee una personalidad tan acusada que es capaz de transformar las influencias o lecciones de cualquier modelo en propia sustancia. Por eso hay muchos autores que prefieren referirse a ellos como grupo del 27, aunque fueron un grupo poco homogéneo. Sus principales representantes fueron Rafael Alberti y Federico García Lorca.

Entre lo universal y lo español, entre los influjos de la poesía europea del momento (surrealismo) y de la mejor poesía española de siempre. Sienten gran atracción por la poesía popular española: cancioneros, romanceros...

No se puede unificar la poesía de esta generación, ni en el caso particular de cada poeta que se integra en ella, lo que les permite mantener su marcado talante original e independiente, sin ataduras a nada.

Puede distinguirse diversas etapas en la poesía de este grupo:

Hasta 1927. Esta primera etapa se caracteriza por el influjo de las primeras vanguardias, con gran utilización del verso libre

 

De 1927 hasta la guerra civil (1936). Se caracteriza fundamentalmente esta etapa por aparecer en los autores una cierta preocupación por el ser humano y por ciertas situaciones sociales en las que se ve inmerso. Se puede decir que se inicia un proceso de rehumanización, que coincide con la irrupción del Surrealismo. lo que da pie a la aparición en la poesía de bellas, aunque inquietantes imágenes, en muchas ocasiones semejantes a las oníricas.

Después de la guerra (1939). La contienda nacional del 36 provocó la dispersión del grupo, algunos porque se exiliaron, como fue el caso de Pedro Salinas, Jorge Guillén, Luis Cernuda y Rafael Alberti; otros como ocurrió con Federico García Lorca fue asesinado y, por último algunos como Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre y Gerardo Diego permanecieron en España.

 

Vanguardismo.- Encabezado por Georg Tialk en 1920. Nació en Alemania contra el naturalismo. Entre sus principios se pueden señalar:
Reconstruir realidad. Expresar la angustia del mundo y de la vida a través del arte. Sus principales temas son las limitantes sociales impuesta a la libertad del hombre como la autoridad paterna o conservación. Asociación de elementos imposibles de concretar, determinados por la lógica espacial.
Desdoblamiento del autor, quien se interpela a si mismo como si fuera un lector . Disposición gráfica de las palabras con el fin de que asuman calidad artística.

 

Parte de este movimiento es:

 

El Futurismo que surgió en Milán, Italia por Filipo Tommaso Marinetti. Este movimiento rompe con la sintaxis, con el ritmo y los signos convencionales de la puntuación. Considera como elementos principales de la poesía, el valor, la audacia y la revolución, ya que los futurista pregonaban el movimiento agresivo, el insomnio febril, el paso gimnástico, el salto peligroso y la bofetada.


Los postulados del futurismo:

 

Exaltación de lo sensual, lo nacional y guerrero.

 

Adoración de la máquina como prolongación del hombre inteligente. Retrato de la realidad en movimiento. Objetivo de lo literario, suprimiendo el yo poético. Disposición especial del yo escrito, con el fin de darle expresión plástica.

 

El Dadaísmo otra de sus partes apareció en Zurich, suiza, en el 1916-1922, su fundador Tristán Izarra, como oposición al pasado violento de la guerra mundial. el poema dadaísta, suele ser una sucesión de palabras y a veces de sonidos, lo que hace difícil encontrar el hilo conductor de la lógica, se distingue por su Inclinación hacia lo dudoso.

 

En España se sigue cultivando la poesía bella, que cumple con la preceptiva literaria y la temática lógica, fácil de entender que tiende a exaltar la bondad y la belleza, sin embargo en México salvo contadas excepciones, el vanguardismo llegó para quedarse. Los resultados están a la vista, cada día es menor el número de lectores de este género literario y entre ellos, un porcentaje mínimo entiende el contenido que se le ofrece.

 

Afortunadamente lectores y poetas de composiciones tradicionales mantienen viva la llama del buen gusto poético y adquieren con gusto las escasas ediciones que de ellas se ofrecen.

 

Dice un antiguo refrán: “de la moda lo que acomoda”. Ojalá se multipliquen los exponentes de la poesía escrita según la preceptiva literaria de la Gramática Española y se rescaten más de mil años de brillante historia.

 

*Prolífica escritora y poeta de Tehuacán, Puebla, México.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 2560 invitados y ningún miembro en línea