Poesía de Lilia Rivera
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

6 de julio de 2016

Viajé, pero no en las alas del viento
Sino en los aleteos de la desorientación.
Viajé, pero no con impulso ligero
Para planear suavemente,
Sino con el brusco acelere
De un fuerte empujón.

Volé, más no en la etereidad
De la colorida monarca
Sino en la nocturnidad repulsiva
De la polilla común.

Soñé, y desperté llorando
Porque el impulso
Quedó corto
Y lo único que hice,
Fue torcerme torpemente un pie.

- O -

Cruce sola la frontera del silencio,
Tiré del hilo hacia adentro;
Y saqué un recuerdo
Y un pedazo de miocardio:
Mi yo, deshaciéndose de nuevo.

- O -

Surgen, se acomodan
Los tintes pálidos de las paredes.
Sus graffitti-restos
Guardan sus  NO DESCIFRADOS
Mensajes.

Callados, unidos contemplándome.
Una plástica inmovilidad
Que de todas formas se acomoda.

- O -

En el andén de la vida
Aguardo un tren,
Uno que no llega:

-“ Mind the gap “ -

Lo que no mata,
Fortalece.
¡No busques recuerdos!

- O -

En ése rincón,
Los claros pedazos se abren
Como brazos.
Sepia descarapelado;
Resto de mural   
Que sobrevivió un pasado.

- O -

Los precisos leves golpes
Que dan las campanadas,
Isométricas porciones
Saltarinas de sonido.
Se repiten trémulas;
Casi tímidas
Cada tanto,
Como en mí,
Se agolpan las memorias.

- O -

El silencio habita los espacios;
Se posesiona
Posado entre los libros,
Sobre las mesas
Sentado en los sillones.
El silencio es señor de las habitaciones:
De la escalera,
De las salas.
El silencio, ser abstracto
Aquí me llena
Completamente el alma.

- 0 -

Hoy, por la tarde
Aquí,
El silencio es otro.
Parece vibrar detenido
Dentro de su propio espacio.
Flotante, recordando
A sus antiguos habitantes.
Que cuál sombras
Han pasado,
Dentro de estos muros.
Parece decir algo;   
Contármelo quisiera,
¡Ah!
Pero no se atreve…


- O -

Entre los espacios
De las letras,
Encuentro mis raíces,
Tortuosos recuerdos de la sangre.
Caminos solitarios
Planicies despobladas,
Plagadas de pedruscos:
IBERIA.

Mis antepasados,
¡Callados¡
Velados sefarditas.
Transitan sin facciones,
Por las polvosas callejuelas
Aguardando mudos
En las antiguas estaciones
De Galicia.
¡Huyendo¡

Camino de Lisboa.

- O -

Se derrama
La luz de los faroles,
Apostillada en la ventana.
Neblinosa se sienta
En los balcones.
Se esparce,
Se dispersa.
Envuelve un todo
Allá en la calle,
Y de prisa
Se extiende sigilosa.

- O -

Rayada está la mesa
De oscuridad y sol.
Vereda que se aleja
Manchándome la piel.
Metiéndose en el alma
Cósmicamente encerrándome
Como en una caracola.

- O -

Tranquilo se acomoda;
Se acuna,
En tibio hueco se mete
Escondiéndose.
Pretende no estar,
Simula no ser
Más persiste, persiste,
- Tu recuerdo –

- O -

Sin pensarlo
Sin quererlo,
Saqué las vivencias
De otros lugares,
De otros casilleros.
De otros tiempos.
Variados ambientes
Similares a éste:
Kensington, Victoria.
Sutton, Earls Court.

Y allá seguirán
Durmiendo aquellas letras,
Hasta que alguno
Abra las páginas
De un libro.

- O -

Bajo las paralelas barras
Cómo cárcel:
Sombra y luz,
Fulminante Claroscuro…
Opresiva sensación de desaliento.

Sobre la puerta:
Un ente mudo.
¿Entrada o salida del silencio?...

- O -

Se acomoda un silencio
Frente a mí.
Acodándose sobre la mesa.
Su mudez pesa,
Su presencia
Intimidación provoca.
¿Pour-quoi?
¡Por qué!
En medio de todo esto
Te recuerdo.

- O -

El pájaro y el asirio,
Desde la pared miran.
Continentes ignotos
Manchones impresos.
Desciende un silencio
Escurriéndose por las paredes.
Átomos que se entrechocan,
Permitiendo oír,
Su voz de sin-sonido.



Ése sonido, no sonido
Del silencio:
Cascada de palabras retenidas.
Hilos de letras,
Símbolos perdidos.
Gotear de sensaciones infinitas.
Golpeteando, rebotando
Sin sentido.

Y me pregunto,
Desde donde
O de donde ha provenido…
Pues el silencio
No conoce límites.

- O -

Suspendido quedó,
Lo que no pudo ser dicho.
Tajo de silencio;
Grieta de separación.
Por tu temor,
Y quizá también el mío.
Permitiste dejar ver
Un atisbo de ti mismo.
Y luego, te callaste…
Te encerraste.
Encubriendo lo qué
Salir quería,
Y no dejaste.

¡Bajó el telón¡
Se terminó la obra.

- O -

Acodada sobre gran peine,
Los dientes hundiéndose
En el piso.
¡Qué quietud¡

El rectángulo de la ventana
Recorta su trozo de luz.
Me duele el corazón,
Dolor de vivir;
De sentir.

Un círculo de sol
Rebota tras el vidrio
Cayendo transversal
Sobre madera:
La mesa lo sostiene.
Y del trasfondo
Del acervo emerge:
“Lo que bien amas permanece.
Lo que bien amas,
Es tu herencia.”

- O -

Repetición de algo ya vivido.
El mismo círculo de  sol
Hiriéndome los ojos.
Nuevamente acomodado
Sobre la tersa superficie.
De la mesa.
Su reflejo agresivo
Me golpea;
Deslumbrando.

Las horas han cambiado
Su significado.
¿No se repiten así, también acaso?
Los momentos,
Los espacios.
Los símbolos:
Los sentimientos…
¿No buscamos descifrar su contenido?
Para quedar, tan sólo.
Quizás,
Llenos de vacío.

- O -

Cencerro de vaca
En aquella iglesia.
Suena su campana,
Ruido que golpea.

¿A quién llama ?
¿A quién convoca?
Sino a los olvidados.
A los ancianos desamparados.
A los sin-voz, callados.
Que existen,
Desolados.
En las oscuras casonas
De los alrededores.

- O -

Aquí,
No parece transcurrir
El tiempo.
-HUEHUETLATOLLI-
Antiguas palabras
Establecidas
En su centro.

Aquí,
No parece habitar
La noche,
Porque emerge luz
De cada estante.

Aquí,
Flotante en el silencio,
Resuena el canto
-IN CUICATL-
De los –CUICANITL-
( De los cantores ).

- O -

-COSTUMBRISMO-
En los entornos
De éste sitio,
De muchas formas
Congelado ha quedado
El tiempo.
Floridos balcones
Bordados en macetas.
Visillos de encaje,
Escondiendo
Los secretos de sus
Habitaciones,

Por la puerta entreabierta
Duerme al sol
Enroscado un gato.
Echado sobre las baldosas
En el patio,
Cerca de la fuente.

Resuenan las campanas
De la iglesia.
Mientras un sopor
Se desliza
Trepando  por las puertas.

Un delicado aroma
Da vuelta,
Saliendo del
Tradicional hornito de pan
Que está por la esquina.

En el pequeño parque,
Corren los chiquillos
Moteadas de verde
Sus caritas.

Mientras dormitan
Sentados en las bancas
Los ancianos.

Por la tarde,
Siguiendo las campanadas,
Cerrando con llave
Los portones.
Las viejitas
Borrosas figuras
EncamÍnanse al rosario.

-Centro Histórico-
Histórico encierro
De aquello que aún
No ha terminado.
Cobijado solamente
En los recuerdos.
Tomado del cajón de las memorias.

Imagen: Lilia Rivera Corcorán.
           
Lilia Rivera.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 531 invitados y ningún miembro en línea