Búsqueda 1
Minuto a Minuto

 

 

Dónde se hallaba la ilusión,
Dónde la vimos;
Dónde tenía su guarida
Florida
Y elegante;
¿Acaso se escondía
Para nunca ser vista?

No lo sabremos nunca,
Pero sí lo intuimos:
Huía de nosotros
Temerosa de no ser comprendida;
De hacer su aparición
En vano, sin efecto
Porque estábamos ciegos,
Porque nuestras sandalias
Andaban arrastrándose
Roídas por las piedras,
Por los guijarros de un camino,
El que, sin pizca de conciencia,
Quisimos transitar bizarramente,
Sin darnos cuenta que esa ruta
Desembocaba en un chapoteadero,
Preñado de inmundicias.

De nada nos sirvió la bizarría,
Porque faltaba orientación;
Marchábamos sin rumbo, a la bartola,
Sin saber o entender,
Que la actitud despreocupada
Es buena para el gato
Regalón y mimado,
No para los que tienen
Que construir desde la nada,
O desde unos cimientos arcillosos
O de arena,
Que únicamente  causan pena,
Cuando no hasta vergüenza.

Al fin, algo nos dijo:
Si continúas caminando
Como en desfile de escolapios
Irresponsables y alocados,
Un día te toparás
Con el vacío intransigente, el que dirá
Con voz hueca y siniestra:
Sigue, sigue y verás
A que lugar te llevarán
Tu insensatezy tu imprudencia…

Por primera ocasión
En mi aturdida
E irreflexiva marcha,
Mi embotada intuición
Se puso alerta.  Y con espanto
Advertí que el vacío
No estaba frente a mí ni a la distancia,
Sino en los turbios intersticios
Y vericuetos negros
Del ámbito interior
Donde se asientan
Las fantasías alegóricas,
Las mitológicas,
Oscuras,
Y también las insanas.

Hice un alto
Con grave sobresalto
Convertido  en terror,
Y fue, cuando en mi auxilio,
Se hizo presente ella,
La luminosa y bella
Ilusión de encontrar
La ruta más precisa,
La del cariño y la ternura
Plasmada y reflejada
En dos pupilas tan serenas
Como el sueño constante,
Perseverante  obstinado
De llegar a esa playa
En la que puedes descansar,
Y, sosegado, decidir: Ahora,
A  contemplar los arreboles
Mientras esperas  el arribo
De la quietud final,
Pero ya sin alarma,
Y sí, soñando
La existencia del karma, si tan solo existiera.

Ricardo Montes de oca, Puebla, Pue., 9-9-2012

Ricardo Montes de Oca

 

Ricardo Montes de Oca ha escrito novelas, ensayos, cuentos y poesía. Ricardo ha cursado estudios profesionales en México y Rusia.

next
prev

Hay 913 invitados y ningún miembro en línea