En las profundidades. (Poema)
Minuto a Minuto

 

 

13 de agosto de 2020

En las profundidades del mar negro,
no el que baña las costas de Turquía;
en las profundidades
de un mar que es universo,
entidad que se oculta
mas allá de tu mente
y de tu ser,
en el que la conciencia
no es ya escencia;
se perdió, se hizo polvo,
o cargaron con ella trenecitos
que aparecieron bajo tierra,
y mordisquearon
los cables conductores
por los que la conciencia
desplazaba
sus lateralidades,
por los que su presencia pastoreaba
pensamientos y ensueños;
en las profundidades de un mar negro
en el que no hay conocimiento,
ni se sabe si hay miedos
o si existen proyectos.

En ese mar oscuro
por las profundidades de un mar negro
en el que no hay conocimiento,
ni se sabe si hay miedos
o si existen proyectos.

En ese mar oscuro
por extenso y profundo;
en ese mar en que los rumbos
carecen de sentido
porque no hay intenciones de viajeros,
pues, simplemente, no hay viajeros.

En ese mar,
el verdadero, y terminado hogar;
en ese mar en que no hay dueño
porque no hay heredades
ni espacios de conquista;
en ese mar
en que las furias se hacen trizas,
en el que no hay sonrisas.
Y las risas
no existen si no hay rostros.

En ese mar,
me he de ver algún día,
nos hemos de encontrar.
Nos veremos,
no nos saludaremos;
y por lo mismo, no nos insultaremos;
no sabremos los unos de los otros;
nadie ira de visita
por que allí nadie mora.

Cuando digo: nos hemos de encontrar,
estoy haciendo una figura,
pues sería de locura
volver a estar presente
el uno frente al otro
después de la aventura
que resultó fallida
porque nadie encontró lo que buscaba:
¿Felicidad? ¿el paraíso?
¿La verdad?¿paz del alma?
¿tranquilidad?
¿Permanecer como inquilino para siempre
y ser por siempre, el rey del universo?

El chasco no es de risa,
y querer resarcirse
en la metáfora Caronte,
no pasa de la idea
de que hay un “más allá”…

En las profundidades del mar negro,
no el que baña las costas de Turquía,
nadie se bañará,
nadie navegara,
no hay a donde,
por más que la extensión es infinita.
Allí, la inmensidad,
allí no hay nada mensurable,
y no hay necesidad de la medida.

En las profundidades…
Solo es verso…

 
Ricardo Montes de Oca, The italian cofee,Puebla Pue, 24-4-07
next
prev

Hay 806 invitados y ningún miembro en línea