Ninguno ha regresado (Poema)
Minuto a Minuto

 

 

15 julio 2020 

Los que ya están del otro lado,
los que murieron maldiciendo,
los que un imperio habían formado
desde los tiempos legendarios
cuando dormían en catacumbas.

Los que después de maldecir,
se resignaron a morir
sin saber nunca la verdad,
sin comprobar si fue mentira
lo que en la línea de milenios
se recibió como mensaje:
La cita de un paraje
en el que eternamente
se canta, se pasea,
se saborea la miel como ambrosía,
y se existe en eterno descansar.

Esos, los que creyeron
en un “valle de rosas”,
dejaron una herencia lamentable;
dijeron que el pecado abre la boca
de calderas candentes,
para los insolentes
que nunca se alejaron de los vicios,
y buscaran allá resquicios
para librarse del castigo.
Hablaron del pecado,
maldijeron al réprobo,
destrozaron columnas de esperanza,
de los que en esta zona iban sufriendo,
sin que ningún poder
cercano ni lejano
se sintiera tentado a protegerlos.

Para los que lanzaron maldiciones
contra lo placentero,
todo goce debió ser asfixiado.

Los que ya están del otro lado
y han muerto repartiendo
la maldición como confeti,
no pensaron jamás
que después de cruzar esos umbrales,
los de aquel lado del espacio,
jamás retornarían
trayendo en la garganta
la exclamación triunfal:
¡Lo vimos! Estuvimos allí,
nos percatamos,
comprobamos
que todo es luminoso,
que no hay un solo páramo sombrío;
que por doquiera que deambules,
transitas por senderos
adornados con flores
tan bellas y aromáticas
que te sientes flotar en el perfume.

No lo podrán decir,
por que no volverán.
Los que anduvieron anunciando
como resurrección,
no fue más que el deseo;
que tampoco vendrán a comprobar,
si se lanzaron fuegos fatuos,
si hubo reparto de solera
para los retornados,
vino de consagrar,
o por lo menos buen rompope.

Sus aseveraciones
están cayéndose a pedazos,
y por eso, una vez y otra vez,
Maldicen antes de morir.

 

Ricardo Montes de Oca, The italian cofee,Puebla Pue, 16-4-07
next
prev

Hay 1460 invitados y ningún miembro en línea