Pasos de Gato
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

Cerré los ojos para no mirar
Lo que seremos algún día
Pero la imagen recurrente
Se muestra descarada y descarnada:
Danza, se mueve y va
De las lágrimas a los bosques;
Me señala los caldos pestilentes,
Las osamentas en los arboles…

Yo pretendo ignorar, lo que percibo,
Finjo que no distingo
Lo que no se oculta,
Lo que se hace evidente
Con solo estar consciente
De que la especie ya es bazofia
Antes de ser cadáver ambulante.

Cierro los ojos, pero estoy alerta
A los rumores, a los ruidos,
A las moléculas del eco que me llega
Con tono lamentoso
Como grito velado
Que arriba de algún punto
Más allá de la tierra, y de los argenes
De la colonia en que moramos.

Y se me hace imposible no escuchar
Lo que me envuelve ya:
Una queja, un lamento, un gemido,
Un aullido de furia:
La desesperación, el frenesí
Cargado de impotencia:
La del anestesiado
Desde el cuello a los pies,
Que mira con terror
Al cirujano carnicero
Que se dispone sierra en mano
A cercenarse cada extremidad.
Y veo dentro de mí
Cómo eco se agranda,
Se expande, se dilata
Hasta absorber, no la colonia,
Sino todo el enjambre: Vía láctea.
Deja de ser el eco percibido,
Para trocarse en el estruendo
Que para mí es universal
Aunque no salga de los ámbitos:
Mil quinientos centímetros
Cúbicos, a lo más,
Tal vez dos mil.

Me doy cuenta ahora sí,
Que bajar las cortinas es inútil:
Puedes ver con las cuencas vacías,
O puedes estar sordo
Sin importar que tengas
Los dos conductos auditivos.

Abrí los ojos, Concluí
Que el estallido apocalíptico,
El final de la especie,
Tardará medio siglo,
Dos centurias, tal vez,
Pero al fin, llegará,
Porque hay gusanos en la cúspide
Del cuerpo colectivo;
Ellos, portan veneno;
Son sustancia letal
Y como tal,
Va permeando, infiltrando,
Corroyendo, pudriendo
La estructura soporte.
Por eso, la gangrena ya se extiende.

El volumen de arena es pequeño,
No hay quien cambie el reloj;
Y es un tiempo que va al revés,
Con la mirada y actitud de pato,
Va taimado, con pasos de gato
En la noche sin fin ni retorno.

 

Ricardo Montes de Oca, The italian coffee Puebla Pue, 1-4-07

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1857 invitados y ningún miembro en línea