Cabalgar celeste (Poema)
Minuto a Minuto

 

 

 

 

11 de junio de 2019

 

Montado en el lomo
de un cometa periódico
veo en la Tierra
el proceso ineludible
de la renovación generacional,
como columnas repetitivas
unos parten y otros llegan,
muchos sobreviven a la inanición,
pocos enloquecen en la abundancia.
Los que no tienen rostro
ni nombre se preguntan
cómo obtener identidad
en donde solo hay planicie,
en el mapa que pone a ras a todos
aunque nadie sea igual a otro.
Desde aquí puedo ver
cuan absurdas son las aflicciones,
la gran necedad de la ambición,
lo absurdas que son las guerras
y lo que parece la ineludible desaparición
de los autoconsiderados seres inteligentes.
Sin burla alguna
no doy crédito a lo que alguna vez
fueron pilares de majestuosas construcciones,
pero ahora son sostén de la manipulación
que ha idiotizado a la gran mayoría,
robándole casi cualquier posibilidad de redención.
A gran velocidad cruzo por los cielos
para comprobar que la enorme estupidez
predominante en los seres humanos
sólo puede equipararse a la bondad brotante
de algunos corazones desprendidos,
de esos motores que son como válvulas
que mantienen el planeta a flote;
me quedo con eso
casi a punto de concluir la extrema cercanía.
Marcho pensando cómo será
la humanidad cuando mi vehículo vuelva,
cuando el ciclo de los cuerpos celestes
vuelvan a encontrarse
y nuevamente cabalgando
en el cometa que me hospeda
pueda hacer juicio de esos granos de arena
con ápice de consciencia,
que jugando a ser dioses,
están anclados en la miseria.

 

br />Abel Pérez Rojas (@abelpr5) es escritor y educador permanente. Dirige Sabersinfin.com
next
prev

Hay 579 invitados y ningún miembro en línea