Cuarto Sueño
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

6 de septiembre de 2016

Soñé que me besabas y que con besos me obligabas a cerrar los ojos. Con tus manos apartabas las mías de tu espalda, de tu nuca. Ahora sólo tú podías acariciarme.

Subías a mi cuerpo como una marea, como un brazo de mar, como un río, y tu agua estaba caliente Tus besos caían en catarata por mi cuello. Tus manos rozaban mi cara como parvada de gaviotas hundiendo el pico en el agua, buscando alimento. Olías a mar y tu oleaje me arrullaba. Hacías con las manos caracoles que ponías en mi oído para convencerme de que eras mar, no río. Y con tu lengua pescabas los secretos de la mía.

"Solo un cuerpo dócil y quieto puede aprender a ser agua", me amenazabas al oído, sólo así nos navegamos: agua sobre agua".

Entusiasmado abrí los ojos y ya no estabas. Los cerré y de nuevo aparecías. Cada vez que trataba de mirarte o de tocarte no estabas ya conmigo y el sudor que cubría mi cuerpo comenzaba a enfriarse. Pero volvías a navegarme en cuanto yo regresaba a la docilidad en que me habiás moldeado.

Imagen: favim.com

Alberto Ruy Sánchez.

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 803 invitados y ningún miembro en línea