Poema a un Hermano Chiapaneco
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

Levanta la mirada

querido hermano mío,

que aunque estás lastimado

por un fuerte sismo,

que a tu pueblo de luto dejó

bajo la sombra de la desesperación…

Hermano mío, tú tienes la fuerza de un jaguar

y el bello canto de un quetzal

para seguir viviendo y contemplando

esta tierra bendita de la región sureña….

Donde la mar y el cielo se unen en el horizonte,

resplandece el sol en su plenitud,

como el rey de las alturas,

donde los ríos y los lagos nacen de manantiales

de agua pura y cristalina,

y donde la flora y la fauna se funden,

para dar vida y color a los bosques y selvas…

que son testigos de la fuerza y vigor de todos los chiapanecos,

que se unen para seguir sosteniendo,

su territorio con orgullo y con valor…

¡Levántate hermano mío!

no pierdas la fe y la razón,

tiende la mano a aquel que está a tu lado,

que necesita de ti,

que corazón bondadoso…

Y que retiemble la tierra,

las veces que quiera el creador,

porque en Chiapas existen hombres de casta indígena,

cuna de poetas y mártires de la palabra,

hombres de honor, que con fulgor exclaman,

con palabras resonantes:

¡Viva Chiapas!

Hermano chiapaneco,

toca fuerte la madera encantada,

que solo da el sonido de la marimba,

que deleita los oídos de todos los hombres,

que aman a Chiapas, su tierra natal…

Pueblo mío, bendito eres por siempre,

bendita es tu gente, tu tierra, tu bosque, tu río y la mar…

Bendito es el cielo y las estrellas que te ven dormir,

y el sol radiante que te ve despertar…

Bendito son los hombres que construyen templos

consagrados a la virtud y la verdad,

hermano mío, ¡qué viva la fuerza por la sobrevivencia!

¡Qué viva la armonía y la unidad humana!

¡Qué viva Chiapas por siempre, mi pueblo natal!

 

Autor: Lic. Leobardo Cruz Magariño, 31 de octubre del 2017.

 

 

 

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 2127 invitados y ningún miembro en línea