De música acuática
Minuto a Minuto

 

 

7 de noviembre de 2016

Admirando el rostro infinito de la noche detuvo su camino por el bosque sepia. Recordó entonces, con iracunda mirada el vuelo inerte de los sonidos añiles del mar, en la frontera visual que nos conduce al onírico parnaso del beso.

Sigues caminando. Pero el sendero carcome tus pies. Allegro-andante-allegro.

Continúas buscando y los árboles de tu cuerpo creciendo, derramando ríos límpidos por donde su barco boga en busca de libélulas que adornen los dedos de su mano. Y los árboles creciendo. Atempo di minuetto, los vientos orquestales bailan con los cabellos de la luna, mientras el mar con sus manos de olas desviste al sol, la tierra del bosque profiere frases vacuas en la sombra de los ojos del viento.

Sigues caminando.

El tiempo con estrambóticos movimientos aparta tus pies de las fauces de la realidad y la suite en pleno allegro moderato viaja por las cinco vías del pentagrama.

Sigues caminando...

Imagen: es.best-wallpaper.net

Óclesis. Año 1, Núm. 04 Publicación bimestral. Gilberto González Morán.

next
prev

Hay 923 invitados y ningún miembro en línea