Cuentos del Contador de Cuentos*
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

A los que son

Arquitecto


El contador de cuentos seducía con sus historias. Aquellas donde una pareja era el comienzo de un océano y no sólo dos maravillosas gotas de agua. Aquellas donde, al besarse una pareja, enel interior del beso no había saliva, sino miel. El contador de cuentos fascinaba con susconstrucciones hechas de personajes y sucesos. Hipnotizaba desde la imaginación y la verdad.Convocaba la confianza y la indefensión. Y, aunque estaba angustiosamente solo, solo volvió amarcharse de la plaza, esa noche como tantas otras, musitando que el amor no juega con lasventajas del encantamiento.

 

Artista


El contador de cuentos creaba desde su invención y contemplaba a los interlocutores hechizados por el poder evocador de las historias. Y pensaba, de nuevo esa noche en medio de la luz pensaba: “Ojalá las expresiones de los rostros fueran más terrenales”. No se sentía un dios.

 

Cristal


El contador de cuentos, ante el asombro del enojadísimo genio, y puesto a elegir entre convertirse en cristal o en diamante, eligió convertirse en cristal. Tanto le importaba no perder la capacidad de transparentar una a una sus historias.

 

Honra


El contador de cuentos una vez más se negó a incluir, en su presentación, anuncios de mercaderías inservibles. Conocía la diferencia entre comunicar y vociferar. Esa noche se quedó con hambre. Un hambre acumulada por siglos.


Interlocutor


El contador de cuentos contempló a la única persona que había acudido a la plaza. Vestía muy humildemente. “Otro día sin comer”, se dijo. Y comenzó a narrar. Cuando culminó, recordando el duro pan en su bolsillo, lo compartió.

 

Pegaso


El contador de cuentos vio la posibilidad de realizar sus sueños de la infancia. Pidió a la imaginación cambiar: balancín de madera por alas.

 

Proeza


El contador de cuentos narró aunque sólo había pájaros imitadores. Narró, sin que lo intimidaran los pajarracos y sus ecos. Narró venciendo a los graznidos, al mal de ojos y a los malos agüeros. Narró hasta que los pajarracos, uno a uno, todos desaparecieron. Continuó narrando y la plaza se llenó de seres humanos capaces de hacer realidad el milagro único de cocrear los cuentos.

 

Triunfo


El contador de cuentos dijo: “la pelota apareció en la plaza”. Y es que cuando iba a decir: “la pelota ascendió”, lo había deslumbrado la sonrisa de un niño. Sugirió la pelota como trofeo en la pequeña mano. Y, para poder seguir contando esa historia, añadió: “y un niño la hizo ascender por el cielo”.

 

Vivencia


El contador de cuentos decidió compartir aquel momento único de su pasado. Lo narró. Y fue y no fue el mismo suceso. Algo pareció completarse.

 

Vuelo


El contador de cuentos, al dormir, tiene una pesadilla. Habitará una isla desierta y sólo puede llevarse un objeto. Ni siquiera dos. Sí, tiene derecho a elegirlo. Sí, será cualquier objeto que él decida. Pero únicamente puede ser uno. No duda. Aferra con fuerza el diccionario.

 

* Gaviotas de Azogue 132

francisco garzon cespedes**Francisco Garzón Céspedes (Cuba/España, 1947) es escritor, director escénico, periodista, comunicólogo, profesor, teórico de la oralidad y artista oral, vive en Madrid y en el mundo. Desde los sesenta son publicados sus textos brevísimos, primero de poesía experimental y, desde los setenta, de narrativa. Desde esos años su obra literaria gráfica ha sido expuesta en galerías profesionales, e incluida en libros y revistas de arte de: Bélgica, Cuba, España (Barcelona, Madrid), Francia, Italia, México, Uruguay, Venezuela, Yugoslavia, entre otros. Es uno de los escritores que más ha trabajado el texto hiperbreve: ha escrito cientos, muchos más de quinientos, reunidos en muy diversas colecciones. Y han sido impresos muchos de ellos en libros y antologados (entre otras en la reconocida La Mano de la Hormiga, España). En el 2002 publicó, primero como carpeta y de inmediato como libro de arte, la colección de cuentos de una palabra: “La burbuja de la síntesis” y la primera colección visual de textos narrativos de una letra (la acción en el verbo del título) “Cuentos de una letra”, ya en las Bibliotecas Nacionales y otras de varios países. Ha trabajado además otros varios géneros de la hiperbrevedad: un alfabeto literario visual, las definiciones, las sorpresas, los dichos, los pensamientos… De sus treinta y dos libros impresos en países de tres continentes se han vendido más de medio millón de ejemplares. Desde el año 2000 creó en Madrid el Taller de Escritura Creativa del Cuento Hiperbreve especializado en los textos de entre una letra y cincuenta palabras, el primero en su género. Entre otros premios, condecoraciones y reconocimientos es Premio Iberoamericano Ollantay. Dirige la Cátedra Iberoamericana Itinerante de Narración Oral Escénica y eventos internacionales de este arte en cinco países, del Teatro Vuotalo y la Universidad Tecnológica de Helsinki a la Casa Museo de la Obra Pía de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, del Teatro Fernán-Gómez / Centro de Arte a la Universidad Complutense de Madrid y al Teatro Calderón de la Barca de Valladolid. En el 2006 fueron editados dos libros suyos en Argentina y tiene varios inéditos. Julio Cortázar dijo de Garzón Céspedes: “entrega el prodigio de cada una de las palabras”.
.
En cuanto al universo de la hiperbrevedad, los libros de cuentos y relatos, específicamente breves y brevísimos –o que contienen microficción–, de este autor dados a conocer por las editoriales son para adultos: Amor donde sorprenden gaviotas (Letras Cubanas, 1980), “Cuentos del narrador oral escénico”, en El arte escénico de contar cuentos (Frakson, España, 1991; en árabe, Ministerio de Cultura de Egipto, 1996), Cuentos para aprender a contar (Libros del Olmo, Colombia, 1995; Ediciones Antonio F. Prado, España, 2003), Cuentos para un mordisco (OEYDM, México, 2001); La burbuja de la síntesis / Cuentos de una letra / Alfabeto de la lucidez (Tres colecciones de textos visuales. CIINOE, México, 2002), Una historia improbable y otros textos (Ciudad Gótica, Argentina, 2006). Y para niños: Cupido Juglar, el niño más travieso (EDUCA, Costa Rica, 1985; Gente Nueva, Cuba, 1987); y para adolescentes y jóvenes: Cupido Juglar mensajero de la ternura (Amaquemeca, México, 1986).

En el 2007 Thule Ediciones (Barcelona) en su Antología Los mil y un cuentos de una línea incluyó la mayor parte de los doce textos de la Colección “Los cuentos del loco”. Y en el 2009 la revista Asfáltica 6 (México D. F.), en un número antológico sobre microficción iberoamericana, publicó cinco de los cuentos hiperbreves inéditos de Garzón Céspedes.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 735 invitados y ningún miembro en línea