Para no volver
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

29 de junio de 2016

¡Hola!... (beso en ambas mejillas al estilo europeo)

-¿Y el viaje qué tal?

-Estupendo. Estuve primero diez días en New York visitando unos amigos, y de ahí volé a Tel-Aviv.

Un viaje inolvidable.

-Lillian,.. habla Alberto, estoy de vuelta…¿Cuándo podemos vernos?

-¡Alberto! Que gusto. Mañana mismo si puedes.

-¿En Profética?

-Ajá, ¿te parece bien a las doce?

-Perfecto. Shalom!

-Shalom.

Se miran sonrientes, frente a frente. ensalada, croutons y Cerveza acompañan.

-Bonita blusa. ¡Hermosa mujer!

-Gracias, extrañé tu compañía y nuestras pláticas.

-Yo así mismo, te recordé mucho.

-Pero cuéntame del viaje. Tu hijo ¿Cómo se encuentra?

¿Los nietos?...

(Esos ojos azules lucen cansados)

-Excelente, están viviendo en un kibutz en Galilea.

(Sigo añorando a Sara, y ella me la recuerda. (La pintura; su aplomo)

-Mirá, muy crecidos, traigo fotos-

-¡Qué alto, y guapo!

-Como su padre,.. -risa-  No, se parece a la madre.

(Mi Buenos Aires querido… y el otro hijo, ¡secuestrado y asesinado¡ No, no quiero seguir recordando todo aquello!

-¿Tu hija?

-Como siempre en la escuela, y con los amigos, ya sabes.

(El agua que salta en la fuentecilla, fija mis ojos en su liquidez, me recuerda las de Roma, Via dei Greci. Los cánticos de las fuentes tan evocadores ¡Qué añoranza! Impresiones en la mente que jamás desaparecerán).
 
-Disculpe, ¿dónde consiguió el catálogo?

-A la entrada de la galería.

-Ah,. Gracias.

Continúo la plática con mis amigos, después ya se retiran.

El hombre mira con atención uno de los cuadros.

-Ya no conseguí; se habían terminado.

-Pero yo le tengo uno.

-¡Qué amable ¡gracias! ¿Le interesa la pintura? 

-Por supuesto, y todas las artes, escribo una columna cultural en Síntesis. ¿Y a ud?

-Claro, a eso me dedico soy pintora.

-Que bien, tendremos de qué hablar.

La amistad que se extenderá por dos años, un tu-yo que se mira y va reconociéndose. Vivencias que van sumándose y entrelazándose. Puentes tendidos para establecer caminos internos llevando hacia posibilidades.

Va narrando los detalles y anécdotas del viaje. La descripción de lugares y eventos que la transportan al mismo centro de lo que describe.

-Te traje un recuerdo de allá, espero te guste.

-Toda raba. (una hermosa serigrafía de un estilizado paisaje de Jerusalén.)

Su regalo le toca algo interno.

-Hay inauguración de exposición en el Amparo; la trae la embajada de Israel. ¿Me acompañas?...

-Por supuesto. ¿Cuando?

-Mañana, a las siete.

-Allá nos vemos.

Los ojos se me llenan de lágrimas. Una soprano y un tenor, acompañados al piano, interpretan canciones hebreas.

Ten lanu jaim u’ shmor aleinu
Ten shetit gashem, ahava tenu…

Ella- (destellos de la niñez grabados en los genes. Recuerdos, recuerdos,.. evocaciones, notas que golpean fibras muy íntimas tensadas en el alma ).

Él- (Todo tan irreal. Y sin embargo tangible, tan vívido. Estoy seguramente envejeciendo. ¿En donde meto los recuerdos? Y el futuro qué traerá… ¿con ella, o sin ella?
 
Termina la hermosa canción. Voltean, se miran. También en los ojos de él, se percibe brillo de lágrimas. En las veredas del subconsciente transitan juntos.

Recorren la exposición, comparten el vino, el pan y la sal. (bocadillos) Comentan, ríen, disfrutan.

Caminan de regreso a casa de ella dentro de la tibieza de la noche, en las sendas del silencio caminan igualmente juntos.  -Sin palabras- en complicidad con lo no dicho. Beso en la mejilla y en la mano. Te llamo pronto, Lillian.  Shalom.

-Shalom Alberto, Espero tu llamada.

El representa el sincero afecto, las emociones y el disfrute de gustos y preferencias en común. El sumergirse en aguas profundas que humedecen, que suavizan el desquebrajar de las grietas de las pasadas negativas experiencias.

Se deslizan los días y no llama. Tantas cosas compartidas se hacen presentes después de su pasada ausencia: su  sincera amistad, lo vivido, las lecturas conjuntas, los conciertos, películas, conferencias, teatro.    Ideas, opiniones, que les han unido. Hilos invisible que han tejido diseños internos que así mismo han ido cercándolos a su alrededor.
 
¡Que extraño¡ No ha llamado. Llama entonces ella.

-Jamás volvió a verlo-

-No está. Ya no está. . . Derrame cerebral.

Lágrimas que resbalan, llevando su sabor salado a los labios, lágrimas que no cesan, pequeños puñales que destrozan. Un instantáneo y gran vacío toma lugar en las entrañas y el corazón.
Un ya no ser.

-No posibilidades-

Ausencia total, definitiva: La final AUSENCIA.

El GRAN SILENCIO

Algo que es arrancado, que no regresará; y que levantando el vuelo SIMPLEMENTE se va. . .

A la memoria de Alberto Saidón.

Un instante: -El tiempo de detuvo-
Se fractura el hilo de plata.   
Tu vivencia   
¡No más! Sólo el silencio. . .

Imagen: elrinconderovica.com

Lilia Rivera.

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1099 invitados y ningún miembro en línea