¿Por qué tantos Dioses en el paro?
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

22 de febrero de 2016

Gilberta, de mediana estatura, delgada, se frota los  ojos expresando en su rostro  algo de cansancio mientras comenta  a Roberto, de 30 años con gestos nerviosos, alto y delgado,  que se encuentra  ordenando  unos papeles sobre la mesa del despacho de su jefa.

-Un día más mucha gente anotándose  para buscar  trabajo ¿Cuándo en España habrá más oferta de trabajo y no se vean tantos, como ahora, obligados a buscar una oportunidad en otro país? –Tomó un sorbo  de café-  ¿Cuándo?

Sentándose en la silla frente a Gilberta responde atento a lo que hace.

-Sí,  Y….

Se calla al sonar el teléfono  responde Gilberta.

-¡Sí!- extrañada pregunta- ¿Cómo….? ¡Por favor! ¡No está la situación para esas bromas.

Cuelga el auricular con algo de enfado y  seriedad no mantuvo su sonrisa que siempre dibujaba en sus labios aunque estuviese agraviada o en serios problemas lo que extrañó al joven quien la miró interrogante con su profunda mirada.

-Hay cada loco por ahí que….

Nuevamente suena el teléfono y sin tomar el auricular y tras un sorbo de café con algo de ironía en su voz  dice.

-Si eres quien dices ser no necesitas comunicarte por teléfono  ¿O sí? – de reojo mira a Roberto que le hace gestos con su rostro y las manos de que le comente que sucede a lo que tras un suspiro y esta vez retomando su sonrisa le expresa- ¡Vámonos! Porque vas a creer que me estoy volviendo loquita. Imagínate que el de la llamada me ha dicho que era….

Es interrumpida por una voz sin edad  que proviene de una energía sin forma definida,  amigable expresó.

-Que soy un Dios mitológico en el paro, bueno,  somos  varios buscando trabajo. Yo soy el portavoz.

En eso se llenó el despacho de energías.

Roberto se queda como paralizado. Gilberta , con la taza de café en la mano tras respirar profundamente procura comentar intentando controlar el nerviosismo de su voz.

-Mire, Dios, Dioses   o lo que sean. No sé cómo  lo hacen  pero…. No estamos para bromas.

La energía trasmitiendo en su voz paz le responde:

-Comprendemos su extrañeza, pero realmente Dioses mitológicos es lo mismo que decir Dioses mitológicos en el paro. ¡O sea! Ya no se cuenta con nosotros, algunos Dioses…mmmm  en algún lugar, pero….  por lo general  somos recuerdo...

Gilberta que ya va controlando sus nervios pregunta:

-Aceptando lo que dicen  dos preguntas le formulo, primero ¿Por qué acuden a una agencia de trabajo? ¡Son Dioses! ¿Por qué no lo ponen en práctica?  No me digan que porque son Dioses de los siglos de los siglos ya son catalogados de la tercera edad y ya no tienen el mismo vigor. Conste lo digo con todo el debido respeto. Y la segunda ¿Por qué  vienen a esta agencia en busca de trabajo?

La misma energía responde.

-A la primera pregunta, fueron apareciendo Dioses más actualizados que nosotros y los habitantes del planeta  nos fueron desplazando a la historia, mitológicos, como guste. Reconocemos. Y….

La mujer lo interrumpe.

-¿Por qué  no se actualizaron?

-Es que ellos llegaron con una tremenda fuerza pillándonos de sorpresa.

Gilberta se movió en la silla acomodándose con más seguridad.

-Voy a seguir  creyendo  lo que está expresando, y….

El joven aun con el efecto  del shock interviene.

-Pe…..pe….ro….yo…. sigo pensando que aquí  hay un truco.

Con voz comprensiva la energía le responde.

-Ya sabemos, hijo, que no eres muy religioso y tu vida…. -con puntos y señas le hizo una recopilación de su existencia respondiendo atónito el joven.

-Cierto. Así es mi vida hasta el día de hoy.

 La energía se acerca al joven quien se hace hacia atrás.

-Lo sabemos todo hijo.

Gilberta interviene con tono de reproche.

-Lo sabrán y verán todo, pero no lo hacen todo- levanta la mano pidiendo a la energía la deje seguir hablando- lo que puede ser una gran idea- ¡Ahí! Estaría la gran oportunidad, para ustedes- silencio unos segundos- prosiguiendo  Gilberta- ¡Miren!  Hay quien hablan de milagros personales y que  les concedió tal o tal cosa Dios,  pero colectivos en grande no  tanto, pongo un ejemplo  las guerras ¿por qué siempre se les concede al grupo minoritario? les puedo asegurar  que la mayoría de los humanos , que son creyentes piden a su respectivo Dios  que se imponga la  paz y el  amor  sobre los sufrimientos de las guerras que a muy pocos favorecen.

La energía se expresa en defensa.

-Pero eso es de los actuales Dioses que no hacen sus milagros adecuadamente, algo les falla.

Gilberta se apresura a reprocharle.

-Disculpen Dioses, pero ese fallo  es de los Dioses de todos los tiempos ¿O no? ¡Cambien! Sean  ahora ustedes los novedosos. Háganle  los milagros a la mayoría, lo que no hacen los actuales Dioses.

Se escucha un murmullo de todas las energías durante unos minutos  Tomando la palabra el portavoz.

-Todos coincidimos que tienes razón. También si lo desean  podemos encontrar trabajo a los que vienen aquí.

Esta vez Gilberta dibuja en su rostro una gran sonrisa  exclamando:

-¡Por favor! ¡Háganlo!   A nivel mundial y bien remunerado nada de sueldos míseros. Para vivir con dignidad.

La energía responde con contundencia.

-Así será. Tan solo queremos pedir que….

Gilberta con energía y enfado en su voz lo interrumpe.

-¡No! ¡NO! ¡NO! No  me vengan que para hacer todos esos cambios como siempre hay que sacrificar, con no sé qué visiones, a la mujer, que si debe  de obedecer al hombre, que ser recatada, que….¡No!  Porque….

La voz  esta vez es quien la interrumpe.

-Precisamente me iba a referir a eso  en general cuando has intervenido, hija. No se dejen tomar el pelo por unos aprovechados que montan religiones, que hasta guerras hacen tan solo para imponer que mi Dios es más Dios que el tuyo. ¡Háganme el favor! Vamos a orientarles que el fanatismo no los hace libres, al contrario los fanatiza, y si, lamentablemente a la que se le hace sufrir más es a la mujer.

Roberto levanta la mano percibiéndosele algo más tranquilo.

-Digo yo ¿no sería mejor no creer en un Dios o Dioses?

La energía le responde con lentitud.

-Hijo. Sabemos que es lo que tu desearías, pero siempre, la humanidad busca un consuelo más allá de su propia realidad y aparecemos los Dioses para bien o para mal  según  los que nos crean o, disque, nos ponemos en contacto con ellos para que pasen nuestros deseos muchas veces mal interpretados o cambiados según sus intereses. Nosotros vamos a ser los Dioses que escuchan y ayudan a todos. Vamos a actualizarnos.

Gilberta ya totalmente tranquila y tras tomar un trago de café expresa con algo de ironía.

-Permite que les diga que lo que has expresado es como las promesas de los politiqueros, que se queda en eso, en promesas. Creeré que son Dioses realmente de palabra y hechos cuando lo cumplan – tras otro sorbo de café- prosigue - ¡Oigan! Y hablando de todo un poco ¿es cierto que se encuentran en todos lados del Planeta y del Universo?

-Así es.- responde el portavoz saliendo destellos de una luz azul de su energía.- ¡Somos Dioses!

Gilberta  cada vez más en confianza.

-¡Vale! Pero, entonces ¿por qué no han probado ser Dioses en otros Planetas, en los cuales yo sí creo hay habitantes?

Se le acerca la energía sintiendo Gilberta la fuerza que emana.

-Hija. Lo intentamos pero al  saber que habíamos estado de Dioses en el Planeta Tierra y ver los resultados no se fiaban y nos relegaban.

Gilberta sonríe comentando.

-Que currículum tendrán que no les favorece, pero….sigo con mi curiosidad, no siempre se puede hablar así con los Dioses. ¿De  qué país o países fueron Dioses Mitológicos?

La energía se movió como si viese a todas las demás que se encontraban presentes.

-Ahora eso es lo de menos, te diré que de varios países. El caso de nuestra situación es que llegaron unos pocos Dioses  especializados en todos los milagros cuando nosotros éramos un Dios para cada situación.

Sacude la cabeza Gilberta antes de decir.

-Comprenderán que para nosotros esto es insólito. Reitero si es una broma está bien montada. Si es real, comprenderán que no es fácil de asimilar. Pero sigo creyendo que es real  y  continuó con mis preguntas ¿por qué  no se aparecen como ahora y nos hablan y no como siempre nos tenemos que  creer que nos escuchan y nos ven y nosotros a ustedes a través de los milagros?

El porta voz hizo destellos con una luz intensa esta vez de diversos colores.

-También es una excelente idea  nosotros lo  haremos ya que ellos no lo hacen. El hacernos presentes como ahora.

Aplaude Gilberta.

-Excelente  iniciativa- toma un trago de café- y ahora la segunda pregunta ¿Por qué  se han presentado aquí conmigo a buscar trabajo?

La energía se inclina acariciando  la cabeza de Gilberta.

- Desde que aprendiste a leer siempre tienes un libro que te acompaña. Una vez tras leer un libro sobre los Dioses Mitológicos te preguntaste, con esa sonrisa que cautivas a tus semejantes a que te cuente su vida. ¿Qué será de ellos si son reales? Se nos hizo simpática tu pregunta y hemos venido a responderte  ¿Recuerdas?

Remontó el tiempo recordando.

-Es cierto que hará unos diez años, apenas entrando  aquí a trabajar,  me la formulé como esas preguntas raras que  sacuden la cabeza diciéndote qué estoy pensando pero hasta ahí nada más. Ahora, que la respuesta es más rara.

 Comenta la energía tras unos segundos de silencio.

-Pues nos dio gusto responderte y escuchar tus sugerencias que vamos a tomar en cuenta por lo cual todos a la vez nos comprometemos a –todas las energías con fuerza y alto exclamaron-  ¡ACTUALIZARNOS!

Gilberta se pone de pie.

-ASÍ SEA. AMEN.

Va a tomar café Gilberta cuando la energía cubre la taza dándosela  llena de café.

-Nos vamos. Gracias Gilberta. Gracias Roberto.

Se desvanecen las energías sintiéndose el vacío en todo el despacho.

Roberto mira hacia todos lados preguntando:

-¿Crees en lo que ha sucedido? Yo sigo pensando que es una broma pero por más que  pienso cómo está montada, no veo  claro el truco.

Gilberta le responde tras un sorbo largo de café.

La evidencia que en estos momentos tengo es este café, que por cierto, está, exquisito, ¡qué sabor y qué aroma Ahora a esperar de los Dioses Mitológicos….  los milagros…..-sonríe- ¿actualizados…..?

Roberto  molesto  expresa:

-Que Dioses mitológicos, ni que evidencia de café, ni que nada. No me vas hacer creer que somos los nuevos y también actualizados profetas de…de….

Esta vez la sonrisa de Gilberta fue de sus más expresivas mirando a Roberto.

-Los Dioses, que encontraron cómo hacer mejor su trabajo de hacer milagros en esta agencia de oferta de empleos. No sé qué serán pero una cosa es cierta para mí, y me lo ha reiterado esta experiencia, comunicarme directamente con Dios es lo mejor. Respetando a todos los demás y pidiendo el respeto a mi forma de comunicarme con Dios. Nadie tiene, ni debe imponerme cómo debo creer o quererlo.

–se queda mirando a Roberto, quien muestra un gesto de inconformidad, en silencio unos segundos-  y también respetar a los que, como tú, no desean creer en nada.

Nos han dejado un gran ejemplo. Ellos, Dioses de diferentes creencias, se respetan y apoyan, y nosotros, los feligreses, nos damos de tortazos porque nuestro Dios es más fuerte que el del otro, cuando se supone que todos abogan por el respeto y la paz. ¿Por qué no cumplir sus deseos? Me pregunto qué es de los milagros que les pedimos y que no pueden realizar, ¿por qué será?

Imagen: 112.ua

Antonia Estarlich escritora nacida en España, autora del libro Piénsalo bien antes de morir y las obras de teatro ¿Quién dice que el cielo es tranquilo? y ¿Por que no rezan los dioses?

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1433 invitados y ningún miembro en línea