Caries e inequidad social, un problema del que poco se habla
Minuto a Minuto

 

 

18 de agosto de 2022

El daño en la superficie de un diente es la enfermedad bucal más común, tanto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que 2.300 millones de personas la padecen, entre ellos 530 millones de niños. Pese a ello, países como Colombia carecen de servicios de salud oral eficaces y asequibles para la población, lo que genera un problema del que poco se habla y que se agudiza con el consumo excesivo de bebidas azucaras y productos ultraprocesados.

La Universidad Nacional de Colombia (UNAL) participó en una investigación –con la profesora Carol Guarnizo, de la Facultad de Odontología, como una de sus líderes– que demostró que existen barreras en el acceso a una buena salud oral dependiendo del nivel educativo, los ingresos económicos, el estrato y el estar asegurado a servicios odontológicos en el sistema de salud.

Para el estudio se utilizaron datos del cuarto estudio dental del país realizado por el Ministerio de Salud y Protección Social entre 2013 y 2014, en el que se evaluaron características como: tener 3 dientes o más, no tener dientes naturales, sobre todo en población de 45 años o mayor, y el número en general de dientes que había perdido la persona.

“Fue una muestra representativa de la sociedad colombiana, en la cual se tomó como elemento principal a la población adulta; en el estudio participaron 20.534 personas, y nosotros trabajamos con 7.877 adultos entre 20 y 79 años”, explica la docente Guarnizo.

En el estudio se encontró que los factores educativo y de oportunidades de servicio de salud ligado a menores ingresos económicos son las barreras principales para tener caries en esta población.

“Las barreras geográficas impiden una buena oferta de los servicios de salud dental en estratos bajos, ya que la disponibilidad en algunas zonas de la ciudad es muy baja, pues centros especializados se concentran en lugares particulares; además, se sabe que la burocracia y los trámites hacen que todo sea más lento, y esto es pronunciado en la prestación de auxilios odontológicos”, señala la experta.

Con respecto al factor educativo, enfatiza en el determinante rol de la publicidad para influir en el comportamiento de este sector de la sociedad, ya que “cuanto menos acceso se tenga a una educación de calidad, o que fomente la capacidad crítica y analítica frente a los hechos del mundo, más fácil será que el bombardeo de información sobre estos productos en la televisión, las redes sociales y en internet sea recibida sin filtro y genere deseo de ser consumidos”.

Caries y bebidas azucaradas

La caries es la destrucción del tejido fuerte del diente, que se compone de dos capas: el esmalte y la dentina, la primera es la más expuesta y empieza a presentar daños por los ácidos que producen los azúcares en su proceso de fermentación.

Las afecciones que producen las caries pueden llegar a la “pulpa” del diente, parte cercana al nervio, e incluso producir endocarditis –inflamación de las cavidades y válvulas del corazón por infecciones bacterianas–, y en algunos casos incluso la muerte.

“El problema con las bebidas azucaradas es que se consume una cantidad impresionante de azúcar sin darse cuenta. Algo similar sucede con los productos ultraprocesados, pero estos generan desmineralización” explica la profesora Guarnizo.

Cuando no se remueve la placa bacteriana se produce esta acumulación que termina generando una marcada acidez en los dientes.

Por eso, en su opinión, “la discusión en torno al impuesto sobre este tipo de productos es fundamental, ya que son protagonistas en la aparición de caries dental, y muchas veces se deja a un lado esta problemática frente a otro tipo de enfermedades”.

La caries se puede tratar hasta cierto punto en cada etapa del proceso, por ejemplo desde que se presenta una mancha blanca en los dientes, e incluso un poco más oscura, que evidencia pequeños daños en el tejido duro.

“Sin embargo, cuando el daño aumenta se puede generar la pérdida del diente, que es irreversible y solo se pueden tratar poniendo un material como resina, amalgama o ionómero, pero el diente no se regenera”.

Es muy importante un tratamiento efectivo de este tipo de enfermedades para que se sigan rompiendo las brechas en un acceso y prestación del servicio de salud efectivo en la población, que disminuya el riesgo de padecer caries y otras afectaciones relacionadas con el consumo de bebidas azucaradas y productos ultraprocesados.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 1489 invitados y ningún miembro en línea