Cirugía odontológica a mono víctima del tráfico ilegal de especies
Minuto a Minuto

 

 

BOGOTÁ D. C., 08 de julio de 2021 — Agencia de Noticias UN-

En diciembre de 2020 la Corporación Autónoma Regional (CAR) y el Centro de Fauna de Tocaima remitieron este individuo –hallado en muy malas condiciones de salud– a la Urras de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL).

Aunque al hacerle la valoración inicial se contempló la necesidad de operarlo para retirar los dientes dañados, la cirugía se postergó, pues se esperaba que los dientes cortados fueran de leche o deciduos, lo que implicaría que los definitivos nacieran naturalmente y expulsaran los anteriores. Sin embargo, como esto no sucedió y la infección seguía avanzando, después de ocho meses se programó la cirugía para que los nuevos dientes puedan crecer de manera natural.

Según el médico veterinario Juan Guerrero, uno de los encargados de este procedimiento odontológico, para la operación se requería que el animal estuviera en óptimas condiciones para prevenir cualquier anomalía durante la cirugía.

Después de la extracción de los caninos, llevada a cabo este miércoles en la Clínica para Pequeños Animales de la UNAL, la recuperación ha sido controlada con antibiótico para evitar una infección. Las heridas podrían tardar alrededor de dos semanas en curar, según reportan los médicos veterinarios que participaron en este procedimiento.

Los tratamientos médicos para recuperar estas especies silvestres víctimas del tráfico ilegal son apenas una parte de las situaciones que se deben afrontar. A ello se suma uno de los procesos más largos y complejos de realizar, que consiste en la rehabilitación de su comportamiento, factor clave para llegar a una exitosa liberación.

Además se deben tener en cuenta factores como reintroducirlo en una zona donde habite un grupo de primates de la misma especie y esperar que sea aceptado. Así mismo, el mono se debe adaptar exitosamente a su entorno, un proceso puede tardar más de un año si se tiene en cuenta que este ejemplar ya posee cierto nivel de domesticación.

Colombia es uno de los países con mayor biodiversidad en el mundo, pero esto está lejos de ser una buena noticia para las especies que habitan nuestro territorio, pues la abundancia ha provocado que tanto cazadores como comercializadores trafiquen con una gran cantidad de fauna silvestre a lo largo del país, causándoles heridas o afectaciones –como la del mono de cabeza blanca que llegó a la Urras–, y en varias ocasiones, la muerte.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 600 invitados y ningún miembro en línea